Search
Close this search box.

Guerra del Streaming: Disney no le está ganando a Netflix

Disney no le está ganando a Netflix
Aunque los informes de balance del segundo trimestre del año muestran un gran crecimiento de la empresa, Disney no le está ganando a Netflix.

Informes recientes indican que el recuento de suscriptores de Disney ha superado a Netflix, pero los números no cuentan toda la historia. Los números de suscriptores informados no solo representan a Disney+, sino también a Hulu, ESPN+, Disney Plus Hotstar y Star Plus, que son propiedad de Disney, lo que significa que hay algunos matices importantes en lo que realmente representan esos números.

Como la primera gran plataforma de transmisión, Netflix ha liderado el mercado en suscriptores totales durante años, pero ahora, con plataformas competidoras lanzadas por gigantes de los medios, hay mucha más puja en el espacio de transmisión. La reciente caída de suscriptores de Netflix, un millón en el primer semestre del año, indica que el mercado puede estar llegando a la saturación, lo que significa que Netflix puede tener dificultades para mantener una ventaja tan significativa como la plataforma con la mayor cantidad de suscriptores a largo plazo, y el reciente crecimiento de La Casa del Ratón es prueba de ello. 

Disney no le está ganando a Netflix

Disney no le está ganando a Netflix

Según los informes, las plataformas de transmisión de Disney alcanzaron un total combinado de 221 millones de suscriptores, superando los 220,7 millones de suscriptores de Netflix, pero hay algunos detalles clave esenciales para comprender esos números. La diferencia más importante a tener en cuenta es que no todos los suscriptores de la plataforma le pertenecen a Disney+, son un total combinado que incluye las otras plataformas del conglomerado, mientras que todos los suscriptores de Netflix pertenecen a la única plataforma de Netflix. Por lo tanto, Netflix sigue siendo la plataforma de transmisión más grande, pero Disney puede ser la compañía de transmisión más grande.

El número combinado significa que también podemos suponer que algunos de los suscriptores de Disney podrían contarse el doble o el triple, y aunque esa es una buena manera de medir el total de suscripciones mensuales combinadas, no mide el tamaño real de la base de clientes o la cantidad de hogares individuales con una suscripción. Como resultado, es justo suponer que Netflix todavía tiene la marca de suscriptores más grande, mientras que La Casa del Ratón tiene mayores ingresos por suscriptor ya que algunos de sus clientes están suscritos a más de una plataforma de transmisión de la compañía.

Los números tampoco especifican si son clientes que pagan o no. Dado que Disney+ y otras plataformas han estado disponibles de forma gratuita para ciertos suscriptores, o por un costo de suscripción mensual más bajo, es probable que el recuento total de suscriptores de pago sea aún más bajo que el de Netflix

En última instancia, la afirmación es objetivamente precisa en el sentido de que las plataformas combinadas de Disney tienen más suscriptores totales que Netflix, pero si los números se ajustaran para el doble o el triple de suscriptores y los suscriptores que no pagan, Netflix no aparece como la principal plataforma individual cuando se trata del número de suscriptores, pero  también del principal proveedor de transmisión en general. El crecimiento de la transmisión de Disney es  impresionante, pero todavía no se compara con Netflix.

'Berlín': Pedro Alonso habla sobre volver a su personaje de 'La Casa de Papel' para la serie precuela de Netflix
El actor español habla sobre el spin off Berlín, su personaje, la fama y su miedo a quedar encasillado.
La Sociedad de la Nieve: la película que J.A. Bayona tardó 10 años en realizar
Juan Antonio Bayona habla sobre cómo se hizo La Sociedad de la Nieve, la película que estrena Netflix el 4 de enero de 2024.
Secretos de un Escándalo: identidad, psicosexualidad y cultura trash
Julianne Moore y Natalie Portman protagonizan Secretos de un Escándalo, la película de Todd Haynes que apunta al corazón de la cultura trash.