STREAMING

The Witcher temporada 2

The Witcher

The Witcher: Viaje al Fin del Continente
The Witcher: Viaje al Fin del Continente

VIAJE AL FIN DEL CONTINENTE

Ciri ya no es una damisela en apuros que corre a través de los bosques: se debate entre el destino encerrado de sus visiones oscuras y su deseo de convertirse en bruja, todo mientras una amenaza apocalíptica acecha en las sombras. La temporada 2 de The Witcher es pura fantasía hi-fi.

The Witcher: Viaje al Fin del Continentehe Witcher quiere ser la joya de la corona de transmisión de Netflix. La serie irrumpió en escena con una premisa asesina contenida por una narrativa intrincada, CGI retorcido y líneas de tiempo desordenadas. Por fortuna, la segunda temporada ha aprendido de los mayores errores de la primera. Es un trozo de alta fantasía impactante, a menudo emocionante, anclado por un giro estrella de Ciri.

Después de buscar a Yennefer entre los cadáveres que quedaron de la Batalla de Sodden, Ciri y Geralt viajan hasta encontrarse en las puertas de un viejo amigo de Geralt, Nivellen, interpretado por el actor de Game of Thrones, Kristofer Hivju, quien esconde un monstruoso secreto. Hivju ofrece una actuación que equilibra con habilidad la simpatía y la lucha interna del material original en una fuerte aventura independiente que cautivará a los fanáticos de los libros con su reelaboración del cuento A Grain of Truth

Luego de esta historia corta, la trama se serializa mientras se dirigen hacia Kaer Morhen, la fortaleza y el campo de entrenamiento donde los brujos se sienten como en casa durante el invierno.

Ciri ya no es una damisela en apuros que corre a través de los bosques. En lugar de eso, crece en su papel recién desarrollado como bruja en entrenamiento con considerable facilidad. La Niña de la Sorpresa se debate entre el destino encerrado de sus visiones oscuras y su deseo de convertirse en bruja, todo mientras una amenaza apocalíptica acecha en las sombras y varias facciones quieren usarla como una herramienta para sus propios fines.

Allan es fantástica, le otorga a la cachorro de león de Cintra suficiente personalidad descarada y fanfarronería para destacarse en el mundo de los brujos impulsado por la testosterona.

Sus incipientes relaciones con Geralt, Lambert, Vesemir y Eskel durante la temporada es sin duda una de las principales fuerzas impulsoras detrás de la calidad de estos episodios.

Este segundo esfuerzo también cuenta con la ayuda de la showrunner, que se deshace de las líneas de tiempo innecesarias en favor de una historia más centrada y lineal. En lugar de décadas entrecruzadas, la historia tiene lugar en el aquí y ahora, lo que agrega una capa adicional de peligro a la trama. Debido a ese cambio, el destino de los personajes es más importante y los momentos difíciles tienen peso. Es una solución simple, pero necesaria. 

En otros lugares, hay muchas otras adiciones bienvenidas. Vesemir de Kim Bodnia actúa como mentor de Geralt y es un faro paradójico de calidez y temor. Los fanáticos del tercer juego de The Witcher, Wild Hunt, se deleitarán con la interpretación del actor danés. Dos fuerzas antagónicas, el mago de fuego Rience (Chris Fulton de Bridgerton) y el maestro de espías Dijkstra (Graham McTavish), impulsan un tercio algo sin rumbo de la temporada, aunque terminan esfumándose. 

Cahir (Eamon Farren) atraviesa un arco mucho más significativo que el cruzado enojón monodimensional que era antes de la Batalla de Sodden, y su ir y venir en el escenario político de Cintra con la maga Fringilla (Mimi Ndiweni) es una sorpresa destacada de la temporada. Sin embargo, hay indicios de que The Witcher, cuando no centra la atención en Ciri, Geralt o Yennefer, no sabe qué hacer en otras partes del Continente.

THE WITCHER TEMPORADA 2
Fotos: Henry Cavill como Geralt / Freya Allan como Ciri. Gentileza de Netflix
Temporada 2 The Witcher

"NO PUEDES HUIR DEL MUNDO. NO PUEDES ESCONDERTE. PERO PUEDES ENCONTRAR PODER Y PROPÓSITO. UNA OPORTUNIDAD DE SOBREVIVIR AL HORROR".

Geralt

Henry Cavill sigue siendo nuestro hombre aquí, a partes iguales de encanto y vulnerabilidad estoica mientras guía a Ciri hacia la brujería. Pero la presencia de Geralt está disminuyendo, incluso en un final que lo relega y lo convierte en un mero espectador. Eso no siempre es malo.

Varias tramas secundarias giran en torno a la retirada de Nilfgaard de Sodden y el trato que el reino da a los Elfos. Es aquí donde comienza la podredumbre. Estas historias paralelas serpenteantes a menudo minan la energía de los tiempos de ejecución y estos se tornan densos. Del mismo modo, las escenas en la fortaleza de los magos Aretuza pesan sobre la narrativa principal. Obvio, dan frutos, pero solo al servicio del futuro del programa. Es solo durante los momentos finales de la temporada, donde la serie avanza rápido en un montón de tramas paralelas, que se sienten relevantes para el viaje de Ciri y Geralt.

Las comparaciones con Game of Thrones están gastadas, pero The Witcher debería echar un vistazo a Westeros y su manejo de cómo entrelaza la intriga política en la trama principal. 

Allí fue tan fascinante como cualquier batalla o traición. Aquí, con demasiada frecuencia se siente como un espectáculo secundario para distraer la atención de lo que sea que el elenco principal se esté preparando para hacer a continuación. Peor aún, la segunda temporada pasa una cantidad de tiempo preocupante buscando excusas para mantener separados a sus personajes más atractivos: Geralt, Ciri y Yennefer. Cuando el trío se reúne, es tan divertido como esperabas que fuera.

El trato que el programa da a Jaskier también es extraño. La presencia del bardo apenas se percibe, aunque aparece en los primeros seis episodios en algunas escenas. Es indicativo de un programa que todavía está resolviendo los problemas en términos de equilibrio. Hay formas de hacer fanservice y, al mismo tiempo, crear un rico y fantástico mundo de personajes que van y vienen, pero The Witcher aún no ha alcanzado ese punto óptimo. Dos inclusiones tardías de la historia se sienten igualmente mal hechas.

Geralt, al menos, juega con sus puntos fuertes y encuentra tiempo para enfrentarse a algunos monstruos y bestias temibles cuando surge una nueva y aterradora amenaza en el Continente.

Los efectos especiales en estas escenas de lucha también son un paso adelante este año, al igual que los valores de producción, decorados y accesorios. Fundamentalmente, la tan difamada armadura de la primera temporada tampoco existe. 

El final incluso ve al programa despegar sus telarañas CGI con una secuencia completa contra basiliscos que podrían haber sido arrancados de los juegos. Pero si bien la línea de base es consistente y más alta en todos los aspectos, nada alcanza las alturas del choque brutal y atlético de Geralt y Renfri en el estreno de la primera temporada.

Para cuando la temporada se acerca a su fin, The Witcher ha puesto a prueba cualquier pregunta persistente sobre su potencial a largo plazo. Netflix dio luz verde a su tercera temporada y ordenó una serie de precuelas animadas que enriquezcan El Continente y su mitología. La mayoría de los problemas que presentó la primera temporada fueron desapareciendo y aunque hay algunos nuevos, el producto mejoró con notoriedad.

La temporada 2 de The Witcher es un paso adelante definitivo y es un viaje agradable lleno de monstruos, magia y caos, que aún necesita aprovechar más sus puntos fuertes. Es una mejora innegable con respecto un primer año innecesariamente complicado. Los ocho episodios ayudan a eliminar ese problema de una manera atractiva, especialmente con su luz más brillante, Ciri, ahora posicionada en un papel más prominente. Incluso corrige muchos de sus errores en lugar de persistir con ellos. Por fortuna, todo está preparado para una imponente tercera temporada que, al igual que La Conjunción de las Esferas, está preparada para aplastar todo junto de una manera emocionante.

NOTAS RELACIONADAS