Search
Close this search box.

House of the Dragon: el parto como forma de trabajo forzado

House of the Dragon parto
House of the Dragon 1x6 ofrece una mirada desgarradora a dos escenas de parto, que sugiere que los lazos familiares son, en sí mismos, actos de violencia, y que cada punto en el denso árbol genealógico de los Targaryen es una cicatriz de batalla.

Hasta ahora, House of the Dragon se ha desarrollado menos como una ópera en tres actos que como la obertura antes del espectáculo. La serie desarrolló microversiones de los conflictos que estallarán a futuro en la Danza de Dragones, la Guerra Civil entre las dos facciones de la Casa Targaryen. También ofreció un flujo constante de personajes y desveló algunos de sus secretos, debilidades y motivaciones mientras encuentran su lugar en la partida de ajedrez cuyo premio es el Trono de Hierro. Muchos de ellos -en especial en este episodio-, giran en posición sólo para ser eliminados. 

Hasta ahora, los estallidos intermitentes de violencia impactante devastaron a personajes periféricos, nunca a Rhaenyra o Alicent directamente. La única excepción a esta regla involucra el tipo de violencia que rara vez se nombra como tal: el parto. Una de esas brutales escenas formó el núcleo sangriento del primer episodio, Los Herederos del Dragón, con la muerte de la madre de Rhaenyra, la reina Aemma, proyectando una larga sombra sobre la Fortaleza Roja. 

House of the Dragon 1x6
Rhaenyra, sometida a la humillación de llevar a su bebé a ser examinado

El parto es el campo de batalla de las mujeres de Westeros en House of the Dragon

“El parto es nuestro campo de batalla”, le dice la reina Aemma a su hija poco antes de dar a luz al posible heredero del Trono de Hierro (episodio 1 de House of the Dragon). “Debemos aprender a enfrentarlo con labio rígido”. Mientras tanto, su esposo, el rey Viserys, confía en que este embarazo, después de una serie de abortos espontáneos y muertes fetales, finalmente producirá un heredero varón.

En cambio, el trabajo de la Reina llega a un peligroso callejón sin salida. El gran maestre le informa al rey que el bebé está de nalgas y que a veces es necesario que el padre tome una decisión imposible: “sacrificar a uno o perderlos a ambos”. Viserys aprueba la extirpación quirúrgica del bebé sin el conocimiento o consentimiento de Aemma. Mientras las parteras sujetan a su desesperada y confundida Reina, el Gran Maestre le corta el vientre. La Reina muere y su bebé muere poco después.

En Fuego y Sangre de George RR Martin -el libro en el que se basa House of the Dragon, Aemma Arryn muere en el parto de una manera no especificada; solo en el programa se convierte en un asesinato a través de una cesárea no consentida. En una serie de entrevistas, Miguel Sapochnik -uno de los showrunners y director del episodio-, explicó la elección. 

La escena del episodio 1 de House of the Dragon, intercalada con un sangriento torneo de justas organizado por el Rey en una celebración prematura, fue diseñada para ser “una destilación de la experiencia de los hombres y la experiencia de las mujeres” en Westeros. Pero también estaba destinada a revelar “paralelos con nuestro propio pasado y presente”, agregó. Representa la severidad del parto en la época medieval, de la que se nutre el mundo de fantasía de Martin, cuando “dar a luz era violento”; pero también representa la tristeza del parto en la América posterior a la reciente anulación del fallo Roe, cuando la escena se lee como “más oportuna e impactante que nunca”.

Ansioso por no equivocarse, deseoso de no rehuir del tema pero también de no sensacionalizar, el equipo creativo, compuesto por hombres, reclutó a dos parteras para asesorar en el set y proyectaron la secuencia ante innumerable cantidad de mujeres antes de que saliera al aire. La escena, prometió Sapochnik, fue solo el comienzo de toda una temporada de nacimientos portentosos, cada uno regado con comentarios de género adicionales. 

Es una escena brutal. Se podría argumentar que la audiencia no necesitaba pasar por el trauma prolongado de ver a Aemma inmovilizada, retorciéndose en su cama de parto mientras la sometían a una cirugía que acabaría con su vida. Muchos fanáticos han comparado la escena con el momento, igual de controvertido, en el que Sansa Stark es violada por Ramsay Bolton en Game of Thrones.

Sin embargo, aquí hay una diferencia. La audiencia sabía que Ramsay era un monstruo sádico y que la escena de la violación se extendiera no aportaba ninguna información nueva. En contraste, Viserys era, en apariencia, un hombre bueno. Fue presentado como un esposo amoroso y un líder paciente que no parecía seducido por el poder, pero su elección sobre la vida de Aemma dice lo contrario. El hecho de que permanezca tan firme en su decisión mientras su esposa grita y es torturada lo consolida. 

Como la mayoría de los hombres en el universo de Game of Thrones, Viserys es impulsado por el poder y el ego. Su “amor” por su esposa no es muy profundo si puede sacrificarla de esta manera.

House of the Dragon 1x6
La reina Aemma, sacrificada por salvar a un niño que herede el Trono de Hierro en House of the Dragon 1×1

Las cicatrices de la maternidad en el episodio 6 de House of the Dragon

House of the Dragon 1×6 ofrece una mirada desgarradora a dos de esas escenas de nacimiento, que sugiere que los lazos familiares del programa son, en sí mismos, actos de violencia, y que cada punto en el denso árbol genealógico de los Targaryen es, en verdad, una cicatriz de batalla. El episodio 6La Reina y la Princesa, comienza con un salto de una década y funciona como un reinicio en el punto medio de la temporada. En consecuencia, el programa reemplaza a sus intérpretes más jóvenes por actrices adultas. 

Milly Alcock –quien interpretó en la primera parte de House of the Dragon a una joven Rhaenyra desafiante pero ingenua-, cede su lugar a Emma D’Arcy, cuya princesa es endurecida y de voluntad de hierro, pero también se ve exhausta. La Alicent de Emily Carey, petrificada y con los ojos muy abiertos después de haber ganado algo de valor a través de la maniobra del vestido verde en el capítulo anterior, pasa sin problemas a la de Olivia Cooke, convertida en una Reina calculadora y paranoica. 

Es en este tiempo que los principales actores de la Danza de Dragones han llegado a la escena: en un rincón, los hijos de Alicent y Viserys: Aegon (Ty Tennant), un adolescente mimado pero típico, su retraída hermana Helaena (Evie Allen) y su débil pero decidido hermano menor Aemond (Leo Ashton).

Los niños Targaryen se han criado en una burbuja de privilegios, sin saber exactamente que el Juego de Tronos se está jugando en las sombras. La poca comprensión del escenario político en la que son actores involuntarios emerge cuando Alicent intenta alertar a Aegon sobre los peligros de que Rhaenyra se convierta en Reina, y él murmura: “¿Y?”.

En el otro bando están los hijos de Rhaenyra y su amante, Harwin Strong (Ryan Corr): Jacaerys “Jace” (Leo Hart), Lucerys “Luke” (Harvey Sadler) y Joffrey Velaryon, cuyo nacimiento dio una escena de apertura agotadora.  Aunque todos los hijos de Rhaenyra se apellidan Velaryon, la mancha de la ilegitimidad se cierne sobre su infancia y convierte cada conversación entre Viserys (Paddy Considine) y su consorte en una serie de trampas. 

Hasta ahora, el Rey se ha negado a reconocer la realidad que tiene delante: la dudosa paternidad de los hijos de Rhaenyra socava aún más su derecho al trono. El nacimiento del tercer hijo de Rhaenyra solo aumenta la tensión entre la Princesa y la Reina. 

Las escenas duales del parto que ocupan un lugar destacado en este episodio insinúan que House of the Dragon podría estar involucrada en deconstruir la forma en que Game of Thrones manejó la cuestión del poder, llevando a la audiencia a las raíces de todo poder en Westeros: la maternidad. Estas escenas plantean un interrogante: ¿Qué precio tiene dar a luz en un mundo tan bárbaro para las mujeres que tienen que existir en él? Y cada escena da una respuesta dramáticamente diferente, pero vinculada.

La apertura de House of the Dragon 1×6 es un parto insoportable y prolongado, que se vuelve aún más discordante porque también la audiencia se está  adaptando a la primera visión de Rhaenyra adulta. La cámara permanece en su rostro durante toda la terrible experiencia mientras lucha por dar a luz con éxito a su hijo. Por fin pare al bebé y hay un instante de respiro para ella. Pero apenas Rhaenyra se ha derrumbado sobre la cama, recibe una llamada de la Reina.

Alicent quiere ver al recién nacido ella misma, inmediatamente. Es una forma descarada de extracción de rango y agresión pasiva que dice todo lo que se necesita saber sobre la dirección en la que evolucionó Alicent en los años transcurridos desde la boda de Rhaenyra. La cámara se dirige hacia el rostro de la Princesa, ahora marcado con un miedo palpable: no confía, quizás no puede confiar en que Alicent esté a solas con su bebé vulnerable.

Rhaenyra decide exponer a Alicent: aunque apenas puede mantenerse en pie, termina de parir la placenta y lleva a Joffrey ante la Reina ella misma. Laenor, confundido, la apoya mientras se arrastra por el castillo.

Que él esté bromeando sobre todo esto mientras ella todavía sufre y sangra, subraya la desconexión entre las demandas que se le hacen a las mujeres de la corte y la realidad de llevarlas a cabo. Todo el momento funciona como una ilustración microcósmica de la posición de Rhaenyra en el reino: incluso como heredera aparente, se espera que sea una incubadora completa y saludable. Sin embargo, una vez que ha dado a luz a sus hijos, su papel puede ser suplantado. Existe un derecho previo sobre sus hijos, y no es el derecho a la familia o al honor o cualquier ideal más elevado sino uno violento: es la pretensión del propio tribunal que monta Alicent.

Rhaenyra, siempre insistente en ejercer cualquier agencia que tenga en una situación sin buenas opciones, elige someterse a ese reclamo y usarlo en su beneficio: mientras camina por el castillo horroriza e impresiona a la corte en igual medida. Ella es lo suficientemente fuerte para hacer la larga caminata para ver a la reina, quien finge estar asombrada y preocupada por su salud. Pero la actuación tiene sus límites: Rhaenyra protege a su hijo y gana un punto contra Alicent, pero sabe que no puede protegerlo para siempre.

Esta larga y agotadora escena de parto contrasta con la breve e ininteligible escena del parto que llega casi al final del episodio. Laena Velaryon (Nanna Blondell) se casó con Daemon (Matt Smith), quien de alguna manera logró evitar asesinarla, dado que ya parió un par de gemelas adolescentes, Rhaena y Baela. La Laena adulta es retratada como una noble y orgullosa heredera de la Casa Velaryon, jinete del dragón más grande de Westeros: Vhagar, una vez montado por la mismísima Visenya Targaryen. Ha recorrido un largo camino desde la niña vacilante cuyos padres la obligaron a tratar de cortejar al Rey unos cuarenta años mayor.

Sin embargo, Laena no puede salvarse de la terrible obligación del parto. Mientras está pariendo el que habría sido el tercer hijo de Daemon, experimenta complicaciones que ni un médico puede remediar. Él declara que ha hecho todo lo que puede hacer, el niño no nacerá. 

Haciéndose eco de la elección que enfrentó Viserys en el episodio 1 de House of the Dragon, se ofrece a cortar el útero de Laena para tratar de salvar al bebé preguntándole a Daemon, por supuesto, no a Laena, que está en agonía en segundo plano incapaz de completar el parto. Daemon pregunta si la mujer se salvará, al escuchar que no, se niega con un leve movimiento de cabeza, indicando que deberían dejar que la naturaleza siga su curso.

Luego, la escena muestra una toma de Laena, tambaleándose sola por la playa hasta el lugar en el descansa Vhagar en la orilla. Entre lágrimas, le ordena a Vhagar que la inmole. Cuando el dragón se resiste, ella le ruega, y Vhagar la quema viva en un estallido de llamas mientras Daemon observa en un silencio atónito.

A primera vista, toda esta secuencia se siente mal manejada: es demasiado breve, los eventos son confusos y el público apenas conoce a Laena para que una escena de muerte tan insoportable impacte; sin embargo, ella no es el único personaje que apenas conocemos que se quema vivo en este episodio. A lo largo de sus episodios House of the Dragon parece presentar nuevas piezas de ajedrez potenciales, solo para eliminarlas del tablero antes de que comience la partida. 

Aunque parece que ella pudo haber querido casarse con Daemon, el matrimonio en sí era inevitable para alguien de su posición, y nunca tuvo la opción de decir no a la maternidad. El impacto psicológico de haber estado a punto de ser entregada para casarse a la edad de 12 años, de que le cortaran las alas al llegar a la maternidad, de estar confinada a un papel estático y limitado como esposa y madre en lugar de como líder poderosa del clan y noble jinete de dragones: ella lleva todo eso con ella en su elección de inmolarse en la playa. 

House of the Dragon parto
Daemon y Laena en House of the Dragon

La función de las mujeres en House of the Dragon

En Fuego y Sangre, la versión de Martin de esta escena de House of the Dragon es diferente: sugiere, a través del velo de la leyenda y la tradición, que Laena caminó hasta la playa para intentar montar a su amado dragón por última vez, incluso mientras se estaba muriendo. La versión del programa de Laena tiene más autoconciencia y menos esperanza.

Estas escenas de parto tienen resultados drásticamente diferentes, pero ambas representan el acto de dar a luz en Westeros como una forma tortuosa de trabajo forzado. El deber de las mujeres del clan Targaryen, por encima de todo, es parir: aumentar los herederos potenciales para que la línea de sucesión pueda continuar y extender la grandeza de la dinastía. El linaje familiar es su activo más importante, pero cada punto a lo largo de ese árbol es el resultado de una mujer que arriesgó su vida y se sometió a incontables horas de dolor y esfuerzo físico, sin mencionar, como en el caso de Aemma, los muchos abortos espontáneos que pudo haber tenido.

Tanto Rhaenyra como Laena, aunque debilitadas por el esfuerzo y el agotamiento del trabajo, se muestran desafiantes. Rhaenyra elige tambalearse por el castillo, usando su debilidad como arma y convirtiéndola en una demostración de fuerza. Laena elige, en sus propios términos, dejar de jugar. Ella reafirma su control sobre lo único que todavía puede comandar: su dragón.

Inevitablemente, la naturaleza sombría de ambas escenas de nacimiento deja cuestionando el motivo de todo esto. En este episodio de House of the Dragon, los lazos familiares se ponen a prueba y se demuestra que son tan delgados como las telarañas. Alicent tiene que recordarle a Aegon que no intimide a su propio hermano; Larys Strong quema vivos a su propio padre y a su hermano por influencia. El intento de Rhaenyra de asegurar una paz duradera con Alicent a través del matrimonio de sus hijos fracasa por completo debido a la desconfianza de su madrastra. 

Nacer en el clan Targaryen, o ser adyacente a él, puede asegurar cierto grado de poder, pero también ubica a sus miembros en mayor riesgo de ser traicionados por sus seres más cercanos.

Se puede pensar en el árbol genealógico de los Targaryen como una gran máquina, con engranajes en lugar de personas, tal como lo sugiere la escena de créditos iniciales de House of the Dragon. Cuantos más engranajes posee, más se vuelve un sistema violento que sigue funcionando según lo previsto, con la fuerza y los sacrificios de las mujeres que inmola.

House of the Dragon está disponible en Max.

Suscribite al newsletter de Revista Hush y recibí el mejor análisis de la cultura pop en tu mail

House of the Dragon temporada 2 confirma su fecha de estreno

HBO presentó dos nuevos tráilers de la temporada 2 de House of the Dragon y fijó su fecha de estreno para el 16 de junio.

La Danza de Dragones divide a Westeros en los nuevos tráilers de House of the Dragon

Dos nuevos avances de la temporada 2 de House of the Dragon muestran más de la violenta guerra entre los facciones que liderfan Alicent Hightowers y Rhaenyra...

La temporada 2 de House of the Dragon se estrena en junio

Warner Bros Discovery confirmó la ventana de estreno de la segunda temporada de House of the Dragon.