Crítica La Balada de Pájaros Cantores y Serpientes: El Punk se volvió Pop

la balada de pajaros cantores y serpientes critica
Los Juegos del Hambre: La Balada de Pájaros Cantores y Serpientes es una empalagosa película-déjà vu sin efervescencia social, con un romance Disney y un repertorio de inofensivas canciones pseudo combativas.

Había algo de inmanencia punk en Los Juegos del Hambre: una explosión en el corazón de la mercancía, una presunción de no future, de que la revolución es necesaria -los problemas son logísticos, no éticos-, de que vivimos en un permanente barbarismo cibergótico neorromano donde la tecnología es una forma de control social, una distracción y un espectáculo narcotizante que naturaliza la competencia y obliga a las clases bajas a pelear hasta la muerte para el goce de la clase dominante.

Recuerden quién es el enemigo era un mensaje, una demanda ética. Lo personal es político porque no hay nada personal. No hay un ámbito privado al que retirarse. Es una visión aterradora de la sociedad que acepta la vigilancia y la autoexposición como norma.

En el clímax de la franquicia, la amenaza de suicidio de Katniss y Peeta era el único acto posible de rebeldía. Como William Burroughs y Michel Foucault, Los Juegos del Hambre había entendido que la resistencia no es un desafío al poder. Es, al contrario, lo que el poder necesita: no hay poder sin algo que se resista. No hay poder sin un ser vivo que sea sometido. Un ser reducido a la agonía: ese el el límite del poder. Más allá está la muerte. Así que si sólo actúas como si ya estuvieras muerto, puedes ser libre. Este es el paso decisivo de Katniss para transformarse en revolucionaria.

Todos querían ser Kaitniss Everdeen, excepto la propia Katniss. Tráiganme mi flecha de oro ardiente. Lo único que ella podía hacer -cuando llegara el momento- era apuntar sus flechas contra el sistema de realidad y ver cómo caía el cielo artificial.

la balada de pajaros cantores y serpientes critica
Rachel Zegler, La Balada de Pájaros Cantores y Serpientes, Lionsgate

Crítica de La Balada de Pájaros Cantores y Serpientes

Dirigida por Francis Lawrence -que dirigió tres de las cuatro entregas anteriores-, y basada en la novela homónima de Suzanne Collins de 2020, La Balada de Pájaros Cantores y Serpientes se desarrolla 64 años antes de que Katniss se ofreciera como Tributo de su distrito. El Capitolio ganó la guerra civil. En esa ciudad fantasma que todavía está despertando de la pesadilla del conflicto, Coriolanus Snow (Tom Blyth) es el mejor estudiante del país, el principal candidato a ganar el Premio Plinth, que podría revertir la pobreza en la que vive con su abuela (Fionnula Flanagan) y su prima Tigris (Hunter Schafer), una precariedad que deben ocultar la aristocracia local.

Los Juegos del Hambre son más un castigo que un espectáculo. Pero debido a la disminución de los índices de audiencia, las cosas serán diferentes para la décima iteración del evento: Coriolanus y sus compañeros de clase son declarados mentores de los Tributos. El ganador tiene más posibilidades de recibir el premio. Coriolanus es elegido para ser el mentor de Lucy Gray Baird (Rachel Zegler), una pseudo excéntrica cantante vagabunda del Distrito 12. Él ve la oportunidad de recuperar la gloria y riqueza de su apellido. Ella, una sentencia a muerte.

La naturaleza dulce y la voz suave de Zegler contrasta la arrogancia callejera y conspirativa de su personaje. Hay algo forzado en su interpretación, pero comparte con Blyth cierta química para superar un guion superficial lleno de personajes adultos hiperbólicos: Casca Highbottom (Peter Dinklage) -el creador de los Juegos del Hambre, que guarda un misterioso rencor contra Coriolanus-, la Dra. Volumnia Gaul (Viola Davis) -la directora principal del evento- y Lucretius “Lucky” Flickerman (Jason Schwartzman) -un mago frustrado devenido meteorólogo devenido conductor de los Juegos-.

la balada de pajaros cantores y serpientes critica
Viola Davis, La Balada de Pájaros Cantores y Serpientes, Lionsgate

El origen de Coriolanus Snow en La Balada de Pájaros Cantores y Serpientes

De huérfano empobrecido a cruel dictador autocrático: al narrar una historia de origen del futuro tirano Coriolanus Snow, La Balada de Pájaros Cantores y Serpientes intenta sin éxito rastrear la génesis de la sociopatía y la corrupción, cómo las personas llegan a creer en el imperativo moral de su propio poder. Dada la naturaleza femenina de la franquicia, la decisión de centrarse en el pasado de un protagonista masculino debería haber sido capaz de proporcionar una visión esclarecedora sobre él. Pero Coriolanus es un personaje emocional y psicológicamente incompleto, que pasa de la empatía al odio con rapidez conductista.

En cambio, la principal revelación de La Balada de Pájaros Cantores y Serpientes es que su actitud protectora con Lucy Gray es lo que convierte la operación masacre de los Juegos del Hambre en un reality show en el que la celebridad es tan importante como las habilidades físicas. Es el grado cero del proceso simbólico de cómo la sociedad de control opera a través del parasitismo afectivo y la esclavitud emocional: no es suficiente con que los participantes se maten unos a otros, sino que al hacerlo deben producir una narración y un personaje convincente.

A pesar de todo su maniqueísmo, Los Juegos del Hambre eligió no ofrecer fantasías de internado o romance vampírico a los adolescentes, sino un pequeño manual para desestabilizar el sistema. La Balada de Pájaros Cantores y Serpientes vacía de libido toda esa decodificación del modo en que la clase, el género, la raza y el poder colonial operan juntos en el núcleo mitográfico de la cultura, para ser un empalagoso déjà vu sin efervescencia social pero sí mucho romance Disney y un repertorio de inofensivas canciones pseudo combativas. The Clash se transformó en Taylor Swift. El punk se convirtió en pop.

LA BALADA DE PÁJAROS CANTORES Y SERPIENTES
2/5
la balada de pajaros cantores y serpientes critica

Director

Francis Lawrence

Guion

Michael Arndt, Michael Lesslie

Fotografía

Murray Close

Música

James Newton Howard

País

Estados Unidos

Duración

157 min.

Reparto

Tom Blyth, Rachel Zegler, Peter Dinklage, Hunter Schafer, Josh Andrés Rivera, Viola Davis

Tráiler

Crítica Nefarious (2023): manual antiaborto para mormones desprevenidos
Nefarious es propaganda cristiana disfrazada de psicodrama; un dispositivo para encontrar el pathos contemporáneo en el escepticismo moderno y en los derechos...
Where the Devil Roams (2023): el gabinete de curiosidades de la familia Adams
En Where the Devil Roams, Estados Unidos es un país espectral, donde pequeñas magias y grandes males prevalecen en un paisaje de superstición, trauma y...
Crítica Your Lucky Day (2023): la noche póstuma de Angus Cloud
Your Lucky Day es una radiografía del sueño americano, un mito decadente saturado de violencia y amoralidad.