Search
Close this search box.

The Last of Us 1×6: Ellie y la copa menstrual

Ellie y la copa menstrual
The Last of Us 1X6 actualiza un item para Ellie en una perfecta combinación de mecánicas de videojuegos y detalles basados en la construcción de personajes.

El episodio 6 de The Last of Us

En el sexto episodio de The Last of Us, titulado Kin, Joel (Pedro Pascal) y Ellie (Bella Ramsey) finalmente llegan a JacksonWyoming, una ciudad milagrosamente funcional en medio del Estados Unidos postapocalíptico del programa. Joel se reencuentra con su hermano, Tommy (Gabriel Luna), y pasan un tiempo con Tommy y su pareja, María.

Pero antes de ponerse en marcha en búsqueda de las Luciérnagas, aprovechan los recursos de Jackson para adquirir algunas cosas nuevas. Joel se pone botas nuevas; María le da a Ellie un corte de pelo, un montón de ropa limpia y una copa menstrual.

Es una escena breve: Ellie encuentra la copa que le dejaron en la cama y mira el folleto que la acompaña. La cámara se desliza brevemente más allá de los diagramas del folleto y luego vuelve a mostrar a Ellie mientras la examina. “Oh”, dice ella, suavemente sorprendida y un poco impresionada. Aprieta un poco la copa y luego la dobla como se muestra en el folleto. “Asqueroso”, dice ella, sonriendo.

Esa escena de la copa menstrual –corta, puntiaguda, humana, distinta a la serie de televisión, sin la carga de referencias o explicaciones excesivas–, es The Last of Us en su mejor momento. Está perfectamente en consonancia con la lógica de los videojuegos sin cargar con el peso de recrear una secuencia del mismo. La copa menstrual pertenece solo a la Ellie de la serie.

La escena de la copa menstrual, según el showrunner de las serie

El showrunner de The Last of UsCraig Mazin, dice que comenzó a pensar en tampones al principio de la pandemia mientras recorría los pasillos de un supermercado y de repente se dio cuenta de que probablemente debería estar abasteciendo a su esposa e hija.

Llamó a su esposa: “Qué usas? ¿Cuántos paquetes debo comprar?” — y luego comencé a considerar esa misma experiencia en el contexto de The Last of Us. Estos son artículos básicos que necesitaríamos o querríamos”, dice. “En un postapocalipsis, es molesto tener que lidiar con eso y tener escasez de opciones. ¿Por qué no lo mostramos? Especialmente porque nuestra co-protagonista es una niña de 14 años. ¡Esto es parte de su vida!”.

La escena de la copa menstrual del episodio 6 de The Last of Us es la segunda vez que Ellie se encuentra con productos menstruales en el postapocalíptico. En la primera, una escena del episodio tres, Ellie ignora las instrucciones de Joel de quedarse quieta y explora el sótano de una tienda. Rebusca entre los escombros y se arriesga a encontrarse con un infectado, y cuando encuentra una caja polvorienta de tampones en un estante, susurra “¡Joder, sí!”

“Era importante”, dice Mazin, que no haya un momento en que Ellie considere meterlos en su mochila para que Joel no pueda verlos. Joel, dice Mazin, es “un tipo muy masculino, y sabes que nunca tuvo una conversación sobre el período con [su hija] Sarah. ¡Nunca! Y aquí está este niña que no siente vergüenza alguna”.

Ellie y la copa menstrual
Ellie (Bella Ramsey) leyendo el folleto explicativo de la copa menstrual

Esa escena en el episodio 3 de The Last of Us es uno de los muchos casos en los que The Last of Us recrea funciones de juego para el panorama de un drama televisivo. En este caso, es la ansiedad persistente de gestión de recursos del videojuego, así como docenas (¿cientos? ¿miles?) de otros videojuegos de rol. ¿Cuánto puedes llevar? ¿Qué artículos necesitas realmente? ¿Cómo encuentras más balas o más paquetes de salud? Gran parte de la experiencia de juego se trata de buscar y robar, asaltar constantemente casilleros rotos y estanterías oxidadas en busca de restos extraños de comida o munición adicional.

Ellie deambulando por un sótano y encontrando una caja de algo útil es fundamental para retratar la experiencia de juego, tanto como agacharse detrás de una pared a la altura del pecho o golpear a un infectado en la cabeza con un hacha.

Pero que esa caja sean tampones, en lugar de un botiquín de primeros auxilios o una lata de duraznos, es una oportunidad para que la versión televisiva de The Last Of Us sea un poco divertida con las suposiciones inherentes del juego original. Lidiar con las molestias de un cuerpo humano a veces va más allá de la comida, las balas y los antibióticos. Cuando Ellie descubre una caja de tampones, la serie puede cumplir con las expectativas de un espectador experto en juegos, pero también puede torcer esas expectativas en una visión más amplia de qué tipo de las experiencias corporales se priorizan en los paisajes de los videojuegos.

Los tampones son una pista, pero la escena de la copa menstrual es realmente el pináculo de este motivo. Toma la misma arquitectura de exploración de recursos del momento del tampón y agrega una nueva capa de estructura de videojuego: a medida que se avanzas en un juego, se sube de nivel para obtener mejores elementos. La copa, dice Mazin, “es una gran solución en el apocalipsis en curso. Es una solución reutilizable que no requiere que busques cajas de tampones en sótanos llenos de infectados”.

Pero hay muy poca comprensión sobre lo que el objeto realmente es o hace. “Hicimos una cosa”, dice Mazin. “Mejoramos la documentación original que teníamos para la copa. Dice ‘solución menstrual’, pero era difícil de leer, así que usamos efectos visuales para hacerlo un poco más grande. Pero pasa muy rápido. La intención era que si no sabe qué es, puedes preguntarle a alguien o buscar en Google”.

“Hacemos esto todo el tiempo en programas con cosas como pistolas”, agrega Mazin. “La gente no sabe cómo cargar las armas y no se lo explicamos. ¿Por qué deberíamos tener que explicar esto?” Más allá del placer de una representación simple y directa de lo molesto que es tener que lidiar con la higiene menstrual, la escena de la copa de Last of Us es un caso en el que la serie de televisión crea deliberadamente un espacio pequeño pero palpable entre ella y su material original.

El mayor ejemplo anterior es el episodio 3, que presentó la historia de amor Bill y Frank. Pero en ese caso, The Last Of Us operaba en una amplia escala emocional operística. Se sintió como una afirmación conmovedora de que el programa podría marcar su propio territorio narrativo, pero también se evitó cuidadosamente cambiar cualquier cosa fundamental sobre los personajes de Joel y Ellie heredados del videojuego.

La escena de la copa menstrual es más pequeña, más divertida y más informal, y también es un ajuste muy suave de Ellie como personaje. Es una niña de 14 años con útero y, a diferencia de la Ellie del videojuego, que corre por la peligrosa naturaleza estadounidense sin siquiera pensar en qué día de su ciclo se encuentra, la Ellie de la serie tiene un período. Reconocer eso la hace a ella, y al programa, un poco más humanos.

The Last of Us está disponible en HBO Max.

Suscribite al newsletter de Revista Hush y recibí el mejor análisis de la cultura pop en tu mail

Bella Ramsey interpretará a la Viuda Blanca inglesa en Girl Next Door

La estrella de The Last Of Us, Bella Ramsey, interpretará a Samantha Lewthwaite, una de las sospechosas de terrorismo más famosas de Gran Bretaña.

The Last of Us anuncia el elenco de la segunda temporada

The Last of Us acaba de sumar más incorporaciones al elenco para la muy esperada temporada 2, marcando la tercera adaptación de videojuego para uno de...

The Last of Us temporada 2 elige a Isabela Merced como Dina

Isabela Merced, quien también aparecerá en las próximas películas de superhéroes Madame Web y Superman: Legacy, se une al elenco de The Last of Us de HBO.