Search
Close this search box.

Crítica The Batman (2022) | La Noche del Cazador

critica the batman 2022
The Batman de Matt Reeves es otro Dark Knight aceptable, pero que no es lo suficientemente diferente como para dejar atrás la sombra cada vez mayor de su legado.

La evolución de la presencia de Batman en la pantalla grande ha llegado al lugar donde el personaje puede desaparecer por completo en la oscuridad. La versión de Tim Burton del Caballero de la Noche fue inquietante, fetichista y muy extraña. La de Christopher Nolan fue brutal, técnica y paranoica. La de Zack Snyder fue desgastada, infiel y cruel. 

Y ahora, The Batman de Matt Reeves rasga al personaje con los intentos adolescentes de heroísmo de un héroe recién encapuchado socavado por una obstinación hosca. Todavía no es una figura de acción, pero tampoco un ser humano. Está abrumado, atrapado en una historia de detectives de casi tres horas que sobrevalora tanto el realismo como el estilo: una película con muchas buenas ideas sobre cómo se podría contar una historia de Batman que no ejecuta bien casi ninguna. El Batman de Reeves casi se disuelve en la noche, abrumado y condescendiente con las ambiciones noirish de su película. 

the batman 2022 critica
The Batman: esencia neo noir

The Batman: el Caballero Oscuro según Matt Reeves

La historia criminal de Gotham, jefes de la mafia como Carmine Falcone (John Turturro), policías corruptos y asesinos en serie, se hace eco de su tono en algún lugar entre el Ave Maria y Something in the Way, de Nirvana, impulsada por un tema de Michael Giacchino tan lento y percusivo como los pesados y metálicos pasos del torpe e inevitable avance de Robert Pattinson

Su Bruce Wayne se hace llamar Venganza, un gran título para un tipo en su segundo año de lucha contra el crimen. Pero un rincón de Gotham ya lo conoce. Cuando nos presentan la película, en su mejor secuencia de acción, la reputación de Batman acecha en cada sombra. Estamos hechos para entender lo que eventualmente definirá al personaje: Batman es tu propio miedo culpable, reflejado en tí desde el vacío.

El director de fotografía Greig Fraser inyecta este sentimiento nietzscheano con mucho humor, mientras los rojos de las pistolas de bengalas y los faros naranjas penetran en la interminable noche de la ciudad. Es mortalmente serio y gótico. Tan gótico como las motocicletas negras corriendo a través de un cementerio húmedo después de una discusión en un balcón. En The Batman siempre es de noche. Siempre está lloviendo.

Los asesinatos parecen inevitables en esta penumbra húmeda. Cuando The Riddler (Paul Dano) asesina a uno de los personajes más importantes de la ciudad, la policía se abalanza y ahí está Batman, considerado más una molestia de cosplay que un activo por todos, excepto para el Jim Gordon de Jeffery Wright, el policía con la moral por encima de todos los demás policías. Eso es lo mejor, porque The Riddler tiene sus ojos en el Murciélago, dejando pistas tentadoras que la policía de Gotham City es demasiado tonta o corrupta para descifrar. 

La influencia de David Fincher sobre el director se ven ridiculizadas. Habría un pequeño Zodíaco aquí, aunque solo fuera por las similitudes entre los asesinos y el tiempo durante el cual todo se desarrolla, pero los acertijos son demasiado lindos y cómicos para inspirar miedo y cualquier obsesión por resolver cosas sigue siendo desarraigada por los interminables desvíos a medias de la película.

Mientras que Batman y Gordon corren para evitar que los altos mandos de la ciudad se derrumben en sus cabezas por un pequeño asqueroso con motivos demasiado claros, la estructura de ritmo extraño de The Batman y sus serpenteantes desvíos noirish extraen la tensión del misterio sin los coloridos vicios proporcionados por los callejones y bares clandestinos de sus inspiraciones. 

Más bien, encontramos más de lo mismo en el mundo de este personaje: símbolos vacíos, escenas familiares y papeles comunes. Un sufrido y canoso Alfred Pennyworth (Andy Serkis) aquí y una Catwoman hábilmente coqueta (Zoë Kravitz) allá. Un Pingüino sin cigarros como la mano derecha de Falcone. Todos están envueltos en la podredumbre de Gotham, todos haciendo lo que siempre hacen. Todo con una pizca más de ese realismo arenoso que todos, después de Snyder, parecen querer de sus películas de superhéroes.

Kravitz es el mejor elemento de apoyo de la película, aporta la cadencia espinosa que hace que el estoicismo brusco de Batman se transforme en frases coquetas, complementando su aporte con una fisicalidad ágil y tentadora, emulando a un felino. Si The Batman redujera parte de la configuración de su secuela y un sinfín de desvíos repitiendo, una vez más, la muerte de los padres de Bruce, habría habido espacio para un desarrollo de la relación entre el Murciélago y la Gata profundamente satisfactorio. 

Si bien The Batman filmó parte de su Gotham en Chicago -como The Dark Knight, su ciudad no se centra en la arquitectura urbana, sino en la antiarquitectura. De vacíos alumbrados, espacios negativos, estacionamientos aislados, andamios desorientadores, guaridas subterráneas. La producción de Reeves tiene una base satisfactoriamente repugnante en su diseño: una batiseñal de chatarra, un Riddler con una máscara y una parka excedentes del ejército, una baticapucha de cuero hecho a mano y un traje de alas endeble.

La acción de The Batman, especialmente una persecución de automóviles a mitad de la película, fue filmada en una oscuridad tan agitada que se vuelve indescifrable. Las peleas de Batman y toda su acción violenta se sienten desconectadas del alter ego triste y desplomado con flequillo grasiento colgando en sus ojos. El realismo se detiene justo cuando importa. Deberíamos sentirnos protectores con este bicho raro equivocado pero bien intencionado, pero su vulnerabilidad física está demasiado conectada con las necesidades de la trama. Se aleja de un ridículo brote de violencia y nos preguntamos cómo. Aparentemente está herido y nos preguntamos por qué. 

Ese concepto se siente un poco extraño para esta versión del personaje en particular. Se le pide a Pattinson que haga muy poco en la superficie, tan taciturno y costroso como Bruce Wayne como nunca hemos tenido. Es quebradizo y seco, lo que a veces puede ser novedoso y frustrante cuando está en modo detective. No está tan frustrado como cabría esperar con los ridículos acertijos de The Riddler, que conducen a líneas de diálogo igualmente ridículas, y no es especialmente perspicaz como un sabueso. Lo que él y Reeves captan bien es su terquedad juvenil. Se agita hacia adelante, un tren de carga arrojando traumas infantiles a su horno como combustible. 

the batman 2022 critica
Zoë Kravitz, cadencia rockera en The Batman

The Batman: el espejo negro de Estados Unidos contemporáneo

Lo que enfrenta es igual de pegajoso. Su enemigo carga con los temores actuales de Estados Unidos, tal como el Batman de Nolan operaba en un mundo golpeado por el terrorismo de alto nivel. The Batman se relaciona a distancia con la conexión violenta y catastrófica entre un país hipermilitarizado y miembros aislados y odiosos de la derecha alternativa en línea, todo envuelto en una era de detectives de Internet, celebridades de las redes sociales y una distancia cada vez mayor de la realidad.

Presentado como un mashup entre Jon Doe y Zodiac Killer, The Riddler se presagiaba como ‘el villano’, pero es cuando no aparece en en la película que causa al menos algo de suspenso. La actuación de Dano tiene un tono infantil y flotante se siente más somnolienta que espeluznante. Sus motivaciones carecen del sentido que justifique la magnitud de sus actos. La escritura del personaje no cuadra. Los discursos grandiosos, los conceptos inefables ‘día del juicio’, injusticia, deshonestidad, no están en línea con su historia de fondo, no dan miedo, ni son interesantes ni originales. 

En su reseña de Batman Returns, Roger Ebert escribió: “No importa cuánto lo intentes, los superhéroes y el cine negro no van de la mano; la esencia misma del noir es que ya no hay héroes”. El Batman de Reeves no prueba que esté equivocado. Basándose en los cómics The Long Halloween y Zero Year, entre otros, este esfuerzo prepara el escenario para un mundo sombrío donde los ladrones de bajo nivel desarrollan personalidades coloridas a medida que son empujados al extremo. También nos da un Batman cuyo heroísmo nunca se cuestiona.

Sin duda, persisten otros problemas (el ritmo y la trama), pero ahí radica su fricción central. The Batman es ambiciosa y dedicada a su visión, pero a pesar de algunas pistas bastante obvias, no puede descifrar cómo hacer que el detective más grande del mundo parezca uno en absoluto. Nos deja otro Batman aceptable, pero que no es lo suficientemente diferente como para dejar atrás la sombra cada vez mayor de su legado.

The Batman está disponible en Max.

THE BATMAN
3/5
the batman 2022 critica

Dirección

Matt Reeves

Guion

Matt Reeves y Peter Craig

Fotografía

Greig Fraser

Música

Michael Giacchino

País

Estados Unidos

Duración

175 minutos

Reparto

Robert Pattinson, Zöe Kravitz, Paul Dano, Andy Serkis, Colin Farrell, Jeffrey Wright, Peter Sarsgaard, John Turturro

Tráiler

Amor Mentiras y Sangre (Max) | Pulp Fiction Queer
Kristen Stewart y Katy O'Brien se deshacen de deseo en el thriller lésbico de los años 80's de Rose Glass: Amor Mentiras y Sangre (Love Lies Bleeding).
Faye: Entre Luces y Sombras | La verdad de las máscaras
La estrella de Bonnie and Clyde y Network recibe una merecida retrospectiva de su carrera en Faye: Entre Luces y Sombras, el nuevo documental de HBO.
Bajo el Puente (Disney+): El ruido y la furia adolescente
Bajo el Puente, la nueva serie criminal de Disney+ protagonizada por Lily Gladstone y Riley Keough, es un retrato perturbador de la adolescencia en los...