Search
Close this search box.

Crítica Cassandro (2023) | La lucha libre como expresión de la identidad

critica cassandro
Cassandro es el Liberace proletario, un luchador vestido de látex y animal print, con un par de ojos perfectamente delineados y labios rojo carmesí. Esencia lumpen y sensibilidad queer.

Cassandro: el Liberace Proletario

La lucha libre es un teatro del exceso. Y es en ese barroquismo popular que encuentra la originalidad que lo hace un espectáculo y no un deporte. En un ambiente diseñado para la exhibición de la masculinidad, donde las máscaras sirven para ocultar al individuo que encarna una pasión humana pura, Saúl Armendáriz entendió que el maquillaje servía para resaltar su propia identidad queer. Cassandro, la biopic de Roger Ross Williams, cuenta la historia de este hombre, que llegó a la cima de la industria dando vuelta sus obsoletas convenciones de género.

Estamos en los años 80’s, en los bajos fondos de Cuidad Juárez. Un taller mecánico transformado en un ring precario. Saúl (Gael García Bernal) es El Topo, un personaje inofensivo de la lucha libre mexicana, esos prototipos delgados diseñados para perder contra oponentes masivos de nombres inverosímiles -como Gigántico-. Sabrina (Roberta Colindrez), otra outsider del catch, le sugiere que pelee como un exótico, esos luchadores definidos por su extravagante feminidad. Saúl no está convencido: los exóticos siempre pierden también.

cassandro 2023 critica
Gael García Bernal: sensibilidad queer en Cassandro

Roland Barthes comparó a la lucha libre con el arte clásico: “Nadie pide al catch más verdad que al teatro. Este vaciamiento de la interioridad en provecho de los signos exteriores, este agotamiento del contenido por la forma, es el principio mismo del arte clásico. Y es más eficaz, porque el gesto del luchador no precisa ninguna imaginación, de ningún decorado, de ninguna transferencia para parecer auténtico”.

Saúl se reinventa en Cassandro -nombre tomado de una telenovela-, el Liberace proletario, un alter ego vestido de látex y animal print, con un par de ojos perfectamente delineados y labios rojo carmesí. Esencia lumpen y sensibilidad queer. Su personaje es un manifiesto de sí mismo, una autenticidad marcada por el brillo y el glamour de los pobres.

Gael García Bernal, el héroe kitsch

Creía, como David Bowie y Oscar Wilde, que el encanto está en la forma, que la verdad de una persona se encuentra en su exterior, que ser natural es solo una pose y solo los superficiales se conocen a sí mismos. “El hombre es menos sincero cuando habla por su cuenta. Dale una máscara y te dirá la verdad”. La máscara de Saúl Armendáriz estaba hecha con su propia piel y rastros de carmín. Así se autoinventó como un héroe glam, un Dorian Grey kitsch que trastocó los principios políticos y filosóficos de la lucha libre mejicana.

cassandro critica
Cassandro, el working class hero mexicano

Siglos de cultura machista y conservadurismo católico colapsan ante la efervescencia gay perfectamente ejecutada de Cassandro. La multitud no puede resistir la pura fuerza magnética de su actuación. Este exótico no se conforma con aparecer: está diseñado para ganar sus combates.

Ver a García Bernal transformarse cuando entra al ring como Cassandro por primera vez es electrizante. Es su mejor interpretación en años: destila el tipo de magnetismo que lo convirtió en un it-boy del cine mundial después de su trabajo como travesti en La Mala Educación de Pedro Almodóvar. Saúl es divertido, contagioso, a veces dolorosamente vulnerable, y Bernal exhibe esas pequeñas y delicadas expresiones que contrastan con los gestos hiperbólicos de Cassandro.

Williams -un cineasta entrenado en el género documental- mantiene la mirada curiosa y llena de empatía para describir a un personaje kitsch y marginal. Elige simplificar la historia -no registra el agotador costo físico que un deporte como la lucha libre supone para sus participantes (el Armendáriz de la vida real se sometió a muchas cirugías- para hacer menos una biografía que la celebración de un héroe icónico y poco reconocido. Cassandro es demasiado segura y ordenada para representar la fuerza subversiva de su protagonista, pero es una conmovedora historia de triunfo queer frente a la intolerancia, un vodevil enloquecido de atletismo y teatralidad.

CASSANDRO
3/5
cassandro 2023 critica

Dirección

Roger Ross Williams

Guion

David Teague, Roger Ross Williams

Fotografía

Matias Penachino

Música

Marcelo Zarvos

País

Estados Unidos

Duración

Gael García Bernal, Roberta Colindrez, Joaquín Cosío, Raúl Castillo, Bad Bunny, Perla de la Rosa, Andrea Pazmino

Reparto

Gael García Bernal, Roberta Colindrez, Joaquín Cosío, Raúl Castillo, Bad Bunny, Perla de la Rosa, Andrea Pazmino

Tráiler

Suscribite al newsletter de Revista Hush y recibí el mejor análisis de la cultura pop en tu mail

Crítica Guerra Civil (2024) | El fracaso de la civilización

Con Guerra Civil, Alex Garland explora las tensiones del mundo contemporáneo con una película kamikaze que explora la espectacularización del dolor relacionada...

Crítica Back to Black (2024) | El masoquismo emocional de Amy Winehouse

Back to Black de Sam Taylor-Johnson pone en escena el mito prefabricado de Amy Winehouse: un romance trágico lleno de música, codependencia y autodestrucción....

El Salario del Miedo (Netflix): el arte de arruinar un clásico

Si las películas de Clouzot y Friedkin se destacaban por su maestría visual y temática, El Salario del Miedo 2024 se parece a cualquier otra película de...