Search
Close this search box.

El final de Curb Your Enthusiasm y el final de Seinfeld: los siameses malditos

curb your enthusiasm final
El final de Curb Your Enthusiasm funciona como un espejo invertido del final de Seinfeld.

Después de 12 temporadas y casi 25 años, el final Curb Your Enthusiasm demostró que Larry David, a pesar de la famosa intratabilidad de su personaje en pantalla, es un perro viejo que todavía puede aprender, al menos, un truco nuevo.

Seinfeld concluyó en 1998 con el juicio a Jerry, George, Elaine y Kramer por su insensibilidad egoísta. Después del desfile de un plantel de testigos, fueron enviados a prisión por sus pecados. Al castigar a sus protagonistas por las mismas cualidades que los habían convertido en celebridades, David (quien escribió la despedida) se negó a proporcionar el final feliz cliché que todos esperaban.

Con el final de Curb Your Enthusiasm Larry David no intenta reescribir la historia. Si bien el episodio hace referencia, sigue y funciona como un espejo invertido del tan criticado final de Seinfeld, no es una disculpa, un mea culpa ni una simple repetición. En todo caso, es David duplicando lo que hizo hace 25 años. Es Larry David siendo Larry David.

Curb Your Enthusiasm siempre ha actuado como una reafirmación prolongada de todo lo que hizo de Seinfeld la serie por antonomasia de los 90’s: el propio David no sólo encarnó los peores rasgos y tendencias de sus predecesores, sino que amplificó su mezquindad hasta niveles insoportables.

En el transcurso de las últimas dos décadas, David ha dicho y hecho más cosas inapropiadas que cualquier personaje en la historia del medio. Como resultado, a medida que se acercaba el final de su programa y David seguía envuelto en un escándalo legal relacionado con la Ley de Integridad Electoral de Georgia (episodio 1), era fácil predecir que estaba preparando una despedida que le permitiera duplicar una vez más el horror sin complejos de su comedia y de su personaje.

curb your enthusiasm final
Jerry Seinfeld y Larry David en el final de Curb Your Enthusiasm

Cómo es el final de Curb Your Enthusiasm

El título del episodio final de Curb Your Enthusiasm, No Hay Lecciones Aprendidas (No Lesson Learned), es subrayado a través de su historia, en la que Larry viaja a Atlanta para enfrentar a la justicia. Pero a Larry lo que le preocupa de verdad es la Mujer Barbuda, una mosca, si una mujer tendría el mal gusto de suicidarse por su amigo Richard Lewis. El episodio enfatiza la obstinada negativa de Larry a cambiar o crecer. “Tengo 76 años y nunca he aprendido una lección en toda mi vida”, le dice Larry a un niño. ¿No es eso lo que queremos, por defender sus opiniones contra los comisarios de la corrección política?

La cárcel no lo habría cambiado. Ya sea en una celda o en un avión, él le dará importancia a las cosas pequeñas y hará que las cosas pequeñas se sientan gigantes. Que Jerry lo libere al final del episodio solo le brinda una oportunidad adicional para lo verdaderamente importante: más comedia.

La mayor parte del final de Curb Your Enthusiasm se centra en Larry y su abogado (Sanaa Lathan) librando su batalla pública contra el fiscal de Greg Kinnear. Según la tradición de Seinfeld, el juicio involucra a numerosas figuras del pasado de David, desde Mocha Joe (Saverio Guerra) y Takahashi (Dana Lee) hasta la niña (ahora ya adulta) que recibió un abrazo indecoroso de David en un baño público. Más allá de la metacomedia y la nostalgia, el final llega a la misma conclusión que Seinfeld: Larry es culpable, no es una persona apta para la sociedad.

A pesar de todo, David permanece imperturbable, no sólo porque es un narcisista incapaz de admitir que está equivocado, sino también porque está ocupado haciendo lo que siempre ha hecho: quejarse de un mundo que lastima constantemente su particular sensibilidad.

curb your enthusiasm final
Jerry Seinfeld en el final de Curb Your Enthusiasm

Curb Your Enthusiasm y Seinfeld: el espejo invertido

La decisión de David de terminar Curb Your Enthusiasm con un riff de Seinfeld tiene sentido, ya que las dos series son una especie de siamesas malditas, como si una fuera la extensión más desquiciada de la otra. Por eso es apropiado que el propio Jerry finalmente llegue para mostrar apoyo a su viejo amigo. Su aparición es un placer bienvenido, y su intercambio con Leon sobre los sex tapes de Seinfeld es antológico. Además, permite el giro del final: después de haber sido declarado culpable y sentenciado a un año de prisión, David es salvado por Jerry, quien le informa de manera reveladora: “No quieres terminar así. Nadie quiere verlo”

Si el final de Curb Your Enthusiasm pretende reescribir el final de Seinfeld de alguna manera, es durante la primer reencuentro de Jerry y Larry: “¿Saldrías con la dama barbuda? Es preciosa, es encantadora, lo tiene todo. Es la clase de mujer con la que soñaste cuando eras adolescente”, dice Larry. “Pero… ya sabes… la barba”. Este pequeño teatro del absurdo nos permite ver a Larry y Jerry, los cocreadores de Seinfeld, representando el tipo de escena que solían escribir en los 90’s. Conseguir esa chispa tonta y alegre entre dos leyendas de la televisión, aunque sea por un momento, es pura felicidad.

Al salir de la cárcel, David y Jerry comparten un momento epifánico: así es como deberían haber concluido Seinfeld. Es aquí, en los minutos finales de Curb Your Enthusiasm, donde el comediante finalmente aprende su lección, donde reconoce que puede ser egoísta y cruel y, a pesar de todo, inimputable.

Curb Your Enthusiasm está disponible en HBO y Max.

Suscribite al newsletter de Revista Hush y recibí el mejor análisis de la cultura pop en tu mail

Furiosa: quién es Praetorian Jack

Praetorian Jack de Tom Burke tiene destino de favorito. El actor explicó la historia de origen del personaje de Furiosa: de la Saga Mad Max.

The Wasteland: el futuro de Mad Max después de Furiosa

George Miller habla sobre The Wasteland, la película de Mad Max centrada en el antihéroe y que funciona como precuela del final de Furiosa.

El cameo de Max Rockatansky en Furiosa: de la Saga Mad Max

Mad Max hace un cameo en Furiosa, que conecta las versiones de Mel Gibson y Tom Hardy del personaje.