Search
Close this search box.

Crítica Desastre Inminente (2021) | Minimalismo Francés

Crítica Desastre Inminente
Con un cine de acción sostenido por estrellas en declive y CGI, Desastre Inminente hace una puesta en escena minimalista, casi teatral: un estacionamiento subterráneo, un auto, cuatro personas atrapadas en él. 
2/5

Desastre Inminente (Blast), el thriller de Vanya Peirani-Vignes

Escuchen: es el ruido de ataúdes moviéndose. Son Godard, Renoir, Rohmer y Truffaut intentando morir otra vez. En general, el cine francés tiene personalidad, una idiosincrasia marcada por la literatura y la Comédie-Française. No está mal romper la tradición -de hecho, la nouvelle vague hizo una deconstrucción del lenguaje cinematográfico a través de los directores de Hollywood-, pero el problema de Blast (Desastre Inminente) es que intenta ser lo que no es: una película norteamericana. 

Con respecto a un cine de acción cada vez más mediocre, con guiones que entran una página y sostenido por estrellas en declive y CGI, Desastre Inminente hace una puesta en escena minimalista, casi teatral: un estacionamiento subterráneo, un auto, cuatro personas atrapadas en él. 

Cuando Sonia (Nora Arnezeder) intenta encender el motor de su auto, las puertas se bloquean y queda encerrada con sus hijos. Una cuenta regresiva de 30 minutos aparece en la pantalla. La luz que parpadea debajo del tablero le da una pista: cualquier intento de salir, cualquier movimiento brusco puede hacer estallar la bomba que le colocaron. 

Sonia trabaja para una empresa del rubro, desactivando explosivos y minas terrestres en zonas de guerra. Sus colegas Igor (Rasha Bukvic) y Camile (Sara Mortensen) aparecen rápidamente en escena y la película funciona como un detallado documental del procedimiento que se realiza en estos casos. El director Vanya Peirani-Vignes no necesita demasiado para ir manejando la tensión en aumento: sólo el reloj cada vez más cerca del cero. Vignes va creando contrapuntos en el relato que dosifican la información sobre las causas del atentado: un caso de corrupción que llevó a la matanza de chicos en una escuela en Ucrania.

Crítica Desastre Inminente
Nora Arnezeder y Pierre Kiwitt, Blast (2020).

Desastre Inminente intenta ser una película de suspenso que no tiene acción. La danesa Guilty (Gustav Möller, 2018) había demostrado que con un mínimo de recursos y en un solo escenario se puede llenar de adrenalina y angustia la pantalla. Peirani-Vignes intenta compensar la falta de movimiento buscando líneas alternativas para sostener el nivel dramático -política armamentista, reproches familiares, un pasado traumático-, que hacen que Desastre Inminente se mueva entre el thriller, el melodrama y el comentario social. 

Pero lo hace con total falta de imaginación: un guion básico y oportunista que nunca puede escapar de la previsibilidad de lo que va a pasar, de los diálogos escasos y sin espesor, de una intriga internacional inocua y con un nivel de manipulación emocional que bordea el límite del sensacionalismo. Una bomba, niños en peligro, Ucrania: esa es la hipótesis narrativa de la película. Una sentencia a muerte made in France, pero que ya fue pensada en Hollywood muchas veces.

Crítica Secretos de un Escándalo | Identidad, psicosexualidad y cultura trash

Secretos de un Escándalo es una interrogación sobre el intercambio de identidades, sobre la vigilancia y la pérdida de la intimidad, sobre lo extraño y...

Crítica Dune Parte 2 | El dios de arena

Dune Parte 2 es un relato sobre el destino y la fatalidad, una mezcla lisérgica de espectáculo, fábula ecológica y misticismo religioso a una escala inverosímil.

Crítica The Jester (El Bufón) | Say No More

The Jester apuesta todo su potencial a cierta teatralidad en los asesinatos y a la naturaleza excéntrica de un monstruo con ínfulas de ilusionista.