DOSSIER

Análisis de Dune

Dune

Análisis de Dune
Análisis de Dune

EL PLANETA PROHIBIDO

Muchos relatos están ambientados en el futuro de la humanidad, pero pocos han llegado tan lejos como Dune de Frank Herbert. La novela es considerada la más grande e influyente historia de ciencia ficción de todos los tiempos. Una epopeya llena de traición política, ecología y liberación mesiánica, que la convierte en una ópera espacial increíble, profunda y compleja. De David Lynch a Alejandro Jodorovsky y Denis Villeneuve: análisis de Dune.

Indice

1. Antecedentes

Dune: El Planeta Prohibidon 1984 llegó a los cines la primera adaptación de Dune dirigida por David Lynch. Esta pieza fue un desastre crítico y de taquilla. Lynch ha hablado bastante sobre las fallas de su adaptación, afirmando que el proceso fue ’75 por ciento una pesadilla’ y una experiencia que aún lo atormenta. Debido a esta experiencia ha declarado  que ni siquiera tiene la intención de ver la versión de Denis Villeneuve. Aunque ha sido un fracaso, la versión de Lynch alcanzó estatus de culto como película de ciencia ficción. 

Los problemas de la adaptación de Lynch son abundantes, pero son dos los factores que la determinaron. Lynch no obtuvo su propio corte, ya que el estudio intentó darle sentido a la visión del director sin su participación, y en segundo lugar, Lynch simplemente no encajaba con el material original. 

La novela Dune es inmensa, complicada y precisa. El autor Frank Herbert inundó sus libros en conceptos filosóficos muy específicos que intentaba transmitir, tornando a su obra densa para el común de la gente. Y aunque, Lynch es un cineasta que se deleita en las imágenes metafóricas, la colisión de ambos estilos produjo una película torpe y confusa, que dependía demasiado de la voz en off. 

Denis Villeneuve ha tenido más espacio para contar la enorme historia que engloba Dune en dos películas, en lugar de una. Narrar una historia extensa con lenguaje e ideas complejas en dos partes ayudará a Villeneuve a evitar el mayor problema de la versión de 1984, su falta de dirección. El corte final se presentó como una historia de héroe estereotipada similar a Star Wars, pero no es en absoluto de lo que se trata Dune.

En la superficie, la narrativa cae sobre Paul Atreides vengando a su familia que se convierte en un mesías en el proceso, cuando Herbert deja en claro que esto no es necesariamente algo bueno. Warner Bros. está totalmente de acuerdo con la decisión del director de filmar las dos mitades del libro por separado. Y esto ha sido muy acertado de parte del estudio, ya que toda epopeya necesita una cantidad significativa de tiempo para florecer, y Dune no es la excepción. 

Villeneuve también promete ser fiel a la visión y los temas ecológicos de Herbert, sintiendo que la novela tiene preocupaciones pertinentes sobre la preservación del planeta. “Por eso creo que Dune, este libro, fue escrito en el siglo XX”, explicó Villeneuve: “Era un retrato lejano de la realidad del petróleo y el capitalismo y la explotación, la sobreexplotación, de la Tierra. Hoy, las cosas están simplemente peor. Es una historia sobre la mayoría de edad, pero también un llamado a la acción para los jóvenes”.

Fanático de la novela original, Villeneuve saltó a la fama a lo largo de los años con películas aclamadas por la crítica como  Blade Runner 2049 (2017), Arrival  (2016) Sicario (2015). Su remake cuenta con un elenco impecable encabezado por Timothée Chamelet, Oscar Isaac, Rebecca Ferguson, Zendaya, Jason Momoa, Javier Bardem y Stellan Skarsgard.

No está claro cuánto de esto se incluirá en la adaptación de Villeneuve, pero su intención era que su Dune fuera una exploración del poder del cambio. Este sentimiento está muy en línea con el libro de Frank Herbert. Utiliza a Paul para transmitir el mensaje de que la gente no debe esperar a ser salvada, que las figuras salvadoras son peligrosas. Dune está destinada a inspirarnos a que tomemos la iniciativa  para salvarnos a nosotros mismos.

Análisis de Dune

Afiche promocional de Dune, David Lynch, 1984.

La novela Dune es inmensa, complicada y precisa.
El autor Frank Herbert inundó sus libros de conceptos filosóficos. Y aunque Lynch es un cineasta que se deleita en las imágenes metafóricas, la colisión de ambos estilos produjo una película torpe y confusa.

Análisis de Dune

Afiche promocional de Dune (David Lynch, 1984)

Diseño de Moebius para Dune de Alejandro Jodorowsky.

 

La Película Maldita

Dune: El Planeta Prohibidoe han realizado varios intentos para adaptar Dune a la pantalla a lo largo de los años, pero pocos han visto la luz. Hasta la fecha, ha habido tres adaptaciones centrales de la novela de Frank Herbert: la película de David Lynch, estrenada en 1984, las dos miniseries de la trilogía lanzada en SyFy y la próxima adaptación de Denis Villeneuve, que incluirá dos películas y una serie de HBO Max.

Sin embargo, varios proyectos de filmar el libro fracasaron, a pesar de que en muchos casos hubo excelentes directores o productores involucrados en su desarrollo. Algunos de estos proyectos sin hacer son legendarios.

La primera producción planificada de Dune provino de Arthur P. Jacobs y su compañía, Apjac International. Si bien este nombre puede no ser tan conocido hoy en día, Jacobs fue uno de los productores de películas más exitosos de la industria, con las cinco películas originales de Planet of the Apes (la primera realizada en 1968) y Midnight Cowboy (1969), entre otros títulos clásicos. Jacobs fue una de las figuras clave del éxito de la ciencia ficción en esa época, lo que lo convirtió en un talento prometedor para darle vida al libro de Herbert.

Sin embargo, la tragedia golpeó a esta producción. En 1973, durante las primeras etapas de planificación, Jacobs murió de un ataque cardíaco, lo que detuvo el proyecto en el camino. Tras la muerte de Jacobs, Apjac International vendió los derechos a Jean-Paul Gibon después de que el cineasta Alejandro Jodorowsky expresara su interés en adaptar Dune, aunque nunca había leído el libro. 

Quería hacer la película después de tener una epifanía. A partir de ahí, el director de El Topo planeó una película que sonaba a la vez desconcertante para la mente y del todo imposible de vender a una audiencia masiva.

Jodorowsky pensaba contratar personajes excéntricos, incluidos Salvador Dalí como el Emperador, Orson Welles como Baron Harkonnen y Mick Jagger como Feyd. Pink Floyd se encargaría de la banda sonora, mientras que los artistas HR Giger y Moebius crearían la estética de la película, con Dan O’Bannon a cargo de los efectos. La película habría durado más de 14 horas.

Finalmente, el proyecto se vino abajo debido a lo costosa que se volvió la preproducción y lo imposible que sería vender una película de 14 horas. La historia detrás de esta adaptación se convirtió en el tema del excelente documental premiado llamado Jodorowsky’s Dune. Giger y O’Bannon colaboraron más tarde en otra película de ciencia ficción histórica: Alien, de Ridley Scott. 

Cuando Dino De Laurentiis finalmente adquirió los derechos de Dune, buscó a Scott para dirigir la película. De Laurentiis había encargado previamente a Frank Herbert que hiciera el guion para la adaptación, que Scott y el escritor Rudy Wurlitzer luego reescribieron. El plan de Scott era dividir la película en dos mitades, ya que el libro era demasiado largo para adaptarse de una vez. Su principal influencia fue la película histórica The Battle of Argel (Gillo Pontecorvo , 1966). Pero el hermano de Scott murió durante las primeras etapas de planificación, y al darse cuenta de que no podría cumplir con el compromiso, Scott entregó el guion y se puso a trabajar en un proyecto más pequeño: Blade Runner.

De Laurentiis finalmente contrató al joven cineasta David Lynch para hacer Dune. Lynch escribió su propia adaptación, a pesar de no tener un gran interés por la ciencia ficción como género. Una versión de su película fue lanzada en 1984. Lynch nunca tuvo su corte final.

El corte de Dune original de Lynch duraba casi cuatro horas, pero el corte cinematográfico y el extendido fueron mucho menos prolongados y muy diferentes de lo que Lynch pretendía. Si bien algunos fanáticos han intentado recrear una aproximación cercana a lo que Lynch quería, el director no ha ex presado ninguna intención de volver a Dune

Años más tarde, SyFy convirtió los primeros tres libros de la saga en dos adaptaciones de miniserie extremadamente exitosas: Dune de Frank Herbert y Children of Dune. Ambos fueron muy elogiados por la crítica y el público. Parecía inevitable que el equipo continuara adaptando los libros posteriores, incluido el cuarto, Emperador Dios de Dune, con James McAvoy continuando su papel como el Emperador Dios Leto II.

El productor Richard P. Rubinstein poseía los derechos para adaptar los primeros seis libros de la franquicia, lo que significaba que, tras el éxito de las dos primeras adaptaciones, tenía la capacidad de seguir adelante. Bonnie Hammer, directora del entonces llamado Sci-Fi Channel, indicó que había planes para continuar con Dune como una serie semanal.

Si bien es imposible determinar por qué  el canal nunca cumplió con estos planes, es posible que fusión entre NBC y Universal Television, que cambió el enfoque de Hammer al canal, contribuyó a que SyFy modificara sus prioridades. Finalmente, perdió los derechos de adaptación.

Paramount compró los derechos de Dune en 2008. Su película, una colaboración entre el productor Kevin Mishner y Richard P. Rubinstein de SyFy, tenía como objetivo crear la adaptación más fiel y completa de los libros. Brian Herbert y Kevin J. Anderson, quienes escribieron varias novelas en la saga después de la muerte de Frank Herbert, fueron contratados como consultores.

Su elección para dirigir fue Peter Berg (Friday Night Lights), quien finalmente dejó el proyecto para dirigir el fracaso de ciencia ficción Battleship. Paramount contrató en su lugar al director de Taken, Pierre Morel, pero los planes para Dune finalmente se vinieron abajo en 2011.

Cinco años después, Legendary Pictures se aseguró los derechos y contrató a Villeneuve para crear una nueva adaptación para cine y televisión.

Análisis de Dune
Afiche promocional de Dune, de Alejandro Jodorowsky.
Análisis de Dune
Kyle Machlahan como Paul Atrides. Dune, David Lynch, 1984

 Jodorowsky pensaba contratar figuras que estuvieran a la altura de su propia excentricidad, incluidos Salvador Dali como el Emperador del Universo, Orson Welles como el barón Harkonnen y Mick Jagger como Feyd.

2. Personajes

Análisis de Dune
Análisis de Dune
Zendaya, Dune de Denis Villeneuve.

Los Fremen de Arrakis

“ELLOS COMPONEN POEMAS PARA SUS CUCHILLOS".

Frank Herbert

Dune: El Planeta Prohibidougadores clave en la próxima adaptación de la novela Dune de Frank Herbert, los Fremen son una de las facciones más importantes que compiten por el poder en Arrakis. Considerados nativos de Dune, los Fremen colonizaron Arrakis después de dejar la Tierra atrás y son descendientes de un pueblo llamado Zensunni Wanderers. Perseguidos por sus creencias, los Zensunni vagan de un mundo a otro, con leyendas Fremen que dicen que Dune es el séptimo planeta al que han llamado hogar.

Muchos de estos Zensunni fueron subyugados por el Imperio, obligados a ingresar en la sociedad feudal. Para mantenerse verdaderamente libres, las personas que se convirtieron en Fremen huyeron a los peligrosos y profundos desiertos, donde aprendieron a sobrevivir. Sueñan con librar a Dune de aquellos que los explotan, como el despótico Harkonnen, y temen que la Casa Atreides traiga más atrocidades.

A pesar de lo que piensa el emperador Padishah, los Fremen son los amos indiscutibles de Arrakis. Si bien la tecnología tradicional se descompone y falla frente a las traicioneras condiciones de Dune, los Fremen no tienen obstáculos. Ocultan su verdadero número de los Harkonnen, pero son una fuerza considerable de guerreros curtidos a los que temer.

Siglos de vida en Arrakis han convertido a los Fremen en los supervivientes definitivos. Crearon Stillsuits, que casi pueden anular la pérdida de humedad causada por la exposición al calor. También son las únicas personas que entienden a los temidos gusanos de arena y su relación con las Especias. Usando ganchos especiales, los Fremen pueden manejar y montar los enormes gusanos de arena, cubriendo más terreno de forma encubierta de lo que cualquiera podría sospechar.

Tres Fremen claves: Liet Kynes, Chani y Stilgar

Si bien la Dra. Kynes es oficialmente un Planetóloga Imperial que estudia las peligrosas condiciones de Arrakis, hay más en el personaje de lo que parece. El Imperio no sospecha que es en secreto el temido y misterioso Liet, líder de los Fremen. No sólo coordina las incursiones de los Fremen contra los Harkonnen, sino que ha mantenido a los Fremen encaminados para lograr un cambio ecológico masivo en Dune.

Hija del anterior Planetólogo Pardot Kynes, la Dra. Kynes ha sido imbuida del sueño de su padre y madre Fremen de traer agua a Arrakis y convertir el planeta en un paraíso. Como planetólogos, Pardot y Liet idearon una forma de construir miles de trampas de viento durante siglos para captar agua del aire. Con suficiente agua y plantas en los lugares correctos, Dune se volvería habitable permanentemente.

Chani, por su parte, es la hija de Liet y la sobrina de Stilgar y un personaje clave en la historia de Paul Atreides. Permaneciendo principalmente con la tribu de su tío mientras su madre supervisa la revolución Fremen, Chani es una feroz guerrera que cree en los mitos de su pueblo. Al entrenarse para convertirse en Sayyadina (sacerdotisa), Chani comparte los objetivos de su madre para Arrakis.

Ella también es una de las visiones recurrentes en los sueños proféticos de Paul y se siente atraída hacia él cuando comienza a cumplir las profecías de un salvador prometido. En el transcurso de la saga, su consejo militar y político a Paul resulta esencial para su supervivencia, y muchos ven a Chani como una de los próximos grandes líderes de los Fremen.

Otro Fremen clave es Stilgar, que es el Naib, un líder tribal, del Sietch Tabr, una de las fortalezas ocultas más valiosas de los Fremen. Un Sietch es una serie de túneles y cuevas dentro de las montañas arenosas de Dune, y es responsabilidad de Stilgar asegurarse de que su gente esté segura, alimentada y mantenga la estricta disciplina del agua Fremen, evitando así la muerte por deshidratación.

Stilgar es un hombre cauteloso pero inteligente que se preocupa profundamente por su gente. Vive como un ejemplo para su tribu y es considerado uno de los guerreros más confiables de Liet. También resulta ser el tío de Chani por parte de padre. Su fanática devoción a la fe Fremen lo ha mantenido vivo en los páramos, pero la llegada de Paul y Jessica lo puso a prueba de maneras que él no podía imaginar.

Análisis de Dune
Ilustración de Erik Shoemaker.
Análisis de Dune
Ilustración de Henrik Sahlstrom para la portada de Dune de Frank Herbert.

Las supersticiones

La estricta disciplina que se necesita para sobrevivir en los páramos del desierto de Dune, junto con sus devotas raíces Zensunni, ha hecho que los Fremen traduzcan sus habilidades en la tradición religiosa. Pueden sentir tormentas de arena mortales mejor que cualquier satélite imperial, pero ven presagios y señales en todo. Incluso adoran a los grandes gusanos de arena como a un dios, Shai-Hulud. Su susceptibilidad a la manipulación religiosa resulta ser tanto su mayor debilidad como su mayor fuerza unificadora.

En algún momento de los vaga-bundeos de los Fremens, el grupo fue infiltrado por una Reverenda Madre de la Hermandad Bene Gesserit. Por su parte, las Bene Gesserit son una sociedad de poderosas manipuladoras políticas con toda una rama operativa dedicada a la creación denominada Missionaria Protectiva. Esta Reverenda Madre se dedicó a la religión de los Fremen, convirtiéndose en el sumo sacerdote del grupo. Luego siguió el procedimiento de la Hermandad y estableció profecías de figuras mesiánicas vinculadas a la Bene Gesserit.

Las creencias supersticiosas de los Fremen son un gran impulsor de la trama de Dune y del ascenso de Paul al poder como Lisan al Gaib. Literalmente traducido a “La Voz del Mundo Exterior”, el Lisan al Gaib es la figura mesiánica que la Missionaria Protectiva trabajó en las creencias Fremen. Se dice que este individuo profetizado es hijo de una Reverenda Madre Bene Gesserit que viene de otro mundo. 

El Lisan al Gaib también se llama “El Dador de Agua”, y muchos creen que traerá el verdadero paraíso a Arrakis. Muchos en la tribu de Stilgar ven la llegada de Paul como la llegada de su salvador prometido. Por necesidad de sobrevivir, Paul y su madre se aprovechan de mala gana de estos mitos. Sin embargo, esto se relaciona con el sueño de Liet y Pardot Kynes de hacer un paraíso, ya que a ambos les preocupaba que los Fremen pudieran ser influenciados y manipulados a través de su fe. 

Pardot Kynes advirtió con frecuencia que “ningún desastre más terrible podría sobrevenir a tu gente que caer en manos de un héroe”, y esta tensión es una parte central de la historia.

Análisis de Dune
Sharon Duncan-Brewster como la dr. Liet Kynes / Foto Cortesía de Warner Bros. Pictures and Legendary Pictures

Las Bene Gesserit

LOS ORIGENES

La Hermandad se fundó en una época de terrible agitación para la humanidad llamada Jihad Butleriana. Durante esta cruzada, la humanidad libró una guerra contra todas las “máquinas pensantes” para poner fin a su dependencia y sometimiento a inteligencias artificiales cada vez más avanzadas. Después de tener éxito en librar a la raza humana de cualquier dispositivo computacional, los humanos necesitaban adquirir nuevas habilidades para compensar áreas para las que habían confiado en las máquinas. Una de estas nuevas escuelas de pensamiento fue la Bene Gesserit, una organización totalmente femenina que perfeccionó sus cuerpos y mentes a niveles sobrehumanos, utilizando sus talentos para implementar un plan que lleva miles de años en desarrollo.

SU PROPÓSITO

La Hermandad mantiene sus verdaderas intenciones y objetivos increíblemente secretos. Incluso otras células de las Bene Gesserit no conocen la misión completa, solo su papel particular en los esquemas de la Hermandad. Pero todos los miembros conocen los verdaderos objetivos: la supervivencia y la iluminación continuas de la raza humana. En su fundación, la Hermandad vio lo peligroso que sería el futuro y decidió que deberían ser la mano guía.

TEMIDO E INCOMPRENDIDO

Su secreto y la profundidad oculta de sus talentos los llevan a ser objeto de muchos rumores y supersticiones. A menudo llamadas “brujas” en un sentido despectivo, este aura de misterio sirve perfectamente a sus propósitos. Prefieren permanecer envueltas en rumores y verdades falsas, siempre que nunca se los considere una amenaza tan grande que el Emperador debería tener motivos para aniquilarlas. Muchos piensan que sus maquinaciones políticas, religiosas y evolutivas esconden alguna intención siniestra. Las novelas posteriores de la serie dejan que las Bene Gesserit sean las protagonistas y revelan que son más comprensivas de lo que inicialmente se transmitió.

ASESORAS

La forma más pública en que las Bene Gesserit interactúan con el universo es sirviendo como asesoras de las casas nobles. Entre su orden se encuentran hermanas especiales entrenadas como Verdades, sus poderes de percepción humana están tan agudamente aumentados que pueden discernir la verdad de las mentiras. Lo hacen simplemente midiendo el lenguaje corporal, el habla, la transpiración, la frecuencia cardíaca y cualquier otra forma en que un humano pueda manifestar sus pensamientos internos. El Emperador nunca está sin su Verdad. Este talento, combinado con el uso de la Voz de la Hermandad, lasconvierte en temibles interrogadoras o torturadoras.

Una Hermana puede usar su voz a una frecuencia que envíe órdenes subconscientes al oyente. para influir en sus emociones, pensamientos y motivaciones.

LA VOZ

El poder más conocido que poseen las Bene Gesserit y que otros temen es la Voz, una forma de control mental poderoso. Como parte del dominio de sus cuerpos, una hermana puede elevar o doblar su voz a una frecuencia que envíe órdenes subconscientes al oyente. La Voz se puede utilizar sutilmente para influir en las emociones, pensamientos y motivaciones. Pero lo que es más impresionante, esas hermanas particularmente dotadas con la Voz pueden obligar a un humano a realizar una acción física inmediata o inducir una parálisis temporal. Gran parte de la superstición que los rodea se debe al miedo a su Voz influyente.

EL CAMINO EXTRAÑO

La Voz es simplemente una parte de sus muchos talentos. Su control total de la mente y el cuerpo a veces se llama el Camino Extraño. Una Bene Gesserit tiene una conciencia y un control completos de cada hueso, músculo y nervio de su cuerpo. La Hermandad ha desarrollado su propio arte marcial, lo que las convierte en terroríficas combatientes.

Sus disciplinas mentales están diseñadas para controlar el enjambre de emociones que podrían amenazar la capacidad de tomar decisiones claras. Este entrenamiento es el origen de la famosa “Letanía contra el miedo”, que es citada por numerosos personajes de la saga como un medio para encontrar la calma ante el peligro. La química interna de su cuerpo se puede alterar a voluntad, haciéndolos casi inmunes al veneno y capaces de elegir el género de sus hijos en el momento de la concepción.

REVERENDAS MADRES

Las más poderosas de la orden Bene Gesserit son aquellas que han alcanzado el rango de Reverenda Madre. Para convertirse en uno de los miembros principales de la Hermandad, es necesario someterse a una prueba potencialmente letal llamada Spice Agony. La acólita ingiere un veneno derivado de la Especia llamado Agua de Vida. Entran en trance y deben transformar químicamente el veneno en una droga benigna o morir. Aquellos que tienen éxito soportan un dolor increíble que desbloquea un talento oculto: Otro recuerdo.

Una Reverenda Madre tiene una memoria genética completa de cada antepasado a lo largo de sus líneas matrilineales. Cuando una Reverenda Madre se acerca a la muerte, también pueden transferir psíquicamente sus recuerdos personales a su sucesora, evitando cualquier interrupción en los planes de la Hermandad. Esta reserva de vidas internas les brinda una visión increíble y ayuda a garantizar que las Bene Gesserit no se desvíen de su misión.

Además de sus manifiestas maqui-naciones políticas, la Hermandad se considera a sí misma maestra manipuladora de la religión. Al darse cuenta de que la fe es un arma poderosa, las Bene Gesserit tienen un ala completa de sus operaciones diseñada para difundir y sofocar creencias religiosas y supersticiones, ya que creen que beneficia mejor a sus diseños. Principalmente, la Hermandad utiliza este programa para insertarse en las leyendas e historias de muchas sociedades, ubicándose como figuras sagradas para asegurar su protección. 

También usan su ingeniería religiosa para ayudar a preparar subconscientemente a la raza humana para la realización de sus sueños y el objetivo final de su programa de reproducción que abarca milenios.

PROGRAMA DE CRÍA

El programa de cría Bene Gesserit es un secreto a voces en el Imperio, aunque nadie entre las casas nobles sospecha su verdadero propósito. Desde su fundación, la Hermandad ha controlado el avance genético de la raza humana, trazando linajes con rasgos genéticos deseables y emparejando a sus hermanas con individuos para acentuarlos o perpetuarlos. La Hermandad usa su increíble control de cuerpo y mente como una forma de seducción casi irresistible, otra causa de su naturaleza tortuosa percibida. Muchas hermanas se casan en casas nobles o sirven como concubinas y siguen órdenes estrictas de sus superiores sobre cuándo concebir y qué género debe tener el niño. Todo esto tiene como objetivo producir su herramienta definitiva para salvaguardar a la humanidad: el Kwisatz Haderach.

EL KWISATZ HADERACH

El Kwisatz Haderach es el resultado final de sus milenios de planificación. Un profeta diseñado, la Hermandad espera que el Kwisatz Haderach tenga memorias genéticas completas de líneas tanto maternas como paternas. También esperan que el Kwisatz Haderach desarrolle una presciencia completa, más allá de la que usan los Navegantes del Gremio para trazar el espacio, alguien capaz de predecir completamente el futuro.

El Kwisatz Haderach está destinado a ser la última herramienta de control de la Hermandad; un mesías cuyas decisiones serían guiadas por su mano para asegurar la supervivencia continua de la humanidad.

Al comienzo de la primera novela, la Hermandad creía que estaban a una generación de lograr sus objetivos, si no fuera por su acólita Lady Jessica, quien dio a luz a un hijo, Paul Atreides, en lugar de la hija que le ordenaron. Las Bene Gesserit temen con razón que Paul es el Kwisatz Haderach. 

 

Análisis de Dune
Timothée Chalamet com Paul Atreides y Charlotte Rampling como la Reverenda Madre / Foto cortesía de Warner Bros Pictures and Legendary Pictures.

“ALGUNAS PERSONAS NUNCA OBSERVAN NADA. LA VIDA SIMPLEMENTE LES SUCEDE. SE LAS ARREGLAN CON POCO MÁS QUE UNA PERSISTENCIA TONTA Y RESISTEN CON IRA Y RESENTIMIENTO TODO LO QUE PUEDA SACARLOS DE ESA FALSA SERENIDAD”.

Frank Herbert

3. Denis Villeneuve: El Mundo Como Espejo

Análisis de Dune
Dune de Denis Villeneuve / Foto Cortesía de Warner Bros. Pictures and Legendary Pictures.
Análisis de Dune
Villeneuve ha centrado su obra en el estudio del drama psicológico, en el que el espacio define la existencia. Filmografía de un artista flotante.
ALEJANDRO MARTÍNEZ

Dune: El Planeta Prohibidoenis Villeneuve, director franco canadiense, nacido en 1967 en Trois-Rivières, Québec, Canadá, estrenará este año la segunda adaptación realizada del influyente libro de Frank Herbert, Dune, que fue llevado a la pantalla grande por primera vez en 1984 por David Lynch, y que aunque no es una de las mayores obras del séptimo arte, se convirtió en una película de culto. 

Villeneuve trabaja desde mediados de la década del ‘90 y ha centrado su obra en el estudio del drama psicológico, tomándolo desde varias perspectivas. Su última película no fue un gran éxito de taquilla, aunque fue aclamada por la crítica: la secuela del clásico de culto de Ridley Scott Blade Runner (1982), que tampoco fue un éxito en su momento, pero se convirtió en uno de los pilares de la ciencia ficción.

Con la inminente llegada de Dune, una obra que ha influenciado cada aventura espacial fantástica, recorreremos la filmografía de este director para entender su forma de ver el cine, es decir, de ver el mundo.

Su primer trabajo de dirección es un corto documental llamado REW-FFWD (1994). Cuenta la historia de Jamaica y su gente, desde la perspectiva de un fotógrafo que es enviado para documentar el lugar. En un principio se ve impactado por la gran diferencia cultural, social y económica, pero que a medida que se va adentrando en la vida de los jamaiquinos, y al llegar a conocerlos, comienza a volverse parte.

Una voz en off va narrando al espectador lo que sucede, como si de una sesión de hipnotismo se tratase. Los diferentes planos que nos muestra Villeneuve buscan mostrar la ambigüedad entre el orden y el caos, y cómo se compenetran. Utiliza conceptualmente la analogía del cadáver de un perro que va pudriéndose, con un vehículo abandonado, el transporte del protagonista, que si bien nunca termina de funcionar, va transformándose con su propietario. La caja negra que da nombre a la cinta, es el registro de la documentación, pero al mismo tiempo, de la transformación del personaje que ahora sabe una nueva verdad del mundo. Ese mismo año también dirige el videoclip de Ensorcelée, canción de Daniel Belanger, en el que experimenta con texturas en base a los sonidos del tema.

En 1998 llega su primer largometraje Un 32 Août sur Terre (Un 32 de Agosto en la Tierra). En esta historia, Simone (Pascale Bussières) es una chica que luego de tener una experiencia cercana a la muerte, se vuelve consciente de su mortalidad y decide concebir un hijo. Elige como padre a su mejor amigo, y esto los llevará a una aventura que les enseñará más de ellos mismos que cualquier otra cosa.

En los días que siguen al 32 de agosto, Villeneuve utiliza las imágenes como metáforas de los sentimientos y extensión de las experiencias de los protagonistas, creando la acción a través del trauma para llevar a cabo la transformación de su protagonista quien se acerca a la muerte a través de tres instancias: su propio accidente, un cadáver encontrado en el desierto y el coma de la persona que le da motivos para seguir con vida.

Es importante señalar estos aspectos en las obras tempranas de Villeneuve, porque en su trabajo predomina el conflicto interno de sus personajes amplificados por imágenes que funcionan como metáforas de su realidad y los cambios que van produciendo.

Dune: El Planeta Prohibidon Maelström (2000), Villeneuve escapa de la paleta de color neutra que hasta ahora dominó su imagen para implementar diferentes filtros y jugar con el contraste y las luces artificiales aplicadas a ambientes naturales con el fin de transmitir la frialdad de una joven que busca salir de la sombra de su madre, una importante empresaria. El trauma que la conduce al cuestionamiento de su propia verdad es un aborto, y como imagen, el director elije un conjunto de peces que cuentan la historia mientras son asesinados por un carnicero.

El color azul dominará casi toda la historia, eventualmente los verdes tomarán su lugar para mostrar la corrupción, y el rojo predominará pasional en las escenas del asesinato de los pescados parlantes. A nivel del relato, Villeneuve ejercita la interconexión de sucesos, y cómo cruzar varias historias que confluyen para que los personajes crezcan.

La figura de la muerte es constante en la historia de Bibiane (Marie-Josèe Croze) que en su afán de limpiarse de impurezas, se aleja cada vez más de sí misma. La inestabilidad de la cámara nos refleja su estado mental y la música, ahora épica y dramática, enfatiza la dificultad de la muchacha y su humor, mientras su cuerpo no reconoce que ya no lleva el embarazo, pero continúa presentando todos los síntomas, a la vez que su vida profesional se ve muy afectada.

Maelström trajo a Villeneuve sus primeros premios, como el Prix SACD en el Festival de Cine de Avignon, el FIPRESCI en el Festival Internacional de Berlín, entre muchos más, convirtiéndolo en una figura del cine internacional.

En 120 Seconds to be Elected (2006), un cortometraje de 126 segundos. Villenueve se luce consiguiendo un dinamismo en los cambios de actitud e improvisación que el político protagonista utiliza para poder mover un discurso sencillo hasta lograr prometer una realidad nefasta con la que todo el electorado está de acuerdo. 

Polytechnique (Politécnico), de 2009, es una dramatización de los lamentables hechos ocurridos en el Politécnico de Montreal en 1989. Villeneuve decide volver al blanco y negro para busca la historia desde el punto de vista de Valèrie (Karine Vanasse), una de las asistentes a la institución, como del asesino.
Villeneuve busca ser brutal: la ausencia de color -que recuerda a su primer psicodrama- no sólo nos habla de que va en serio, si no de que lo hace para eliminar cualquier rasgo de fantasía posible. Mediante estos métodos y los primeros planos que encierran a los personajes, busca comunicar los aspectos psicológicos de todos los involucrados y concientizar sobre lo sucedido.

En Incendies (Incendios) de 2010, aplica toda su experiencia. Decidió volver a una paleta de colores naturales, para anclar el relato en el mundo real. Sigue la historia de Jeanne Marwan (Mélissa Désormeaux-Poulin) y su hermano mellizo Simon (Maxim Gaudette), quienes acaban de perder a su madre y descubren que tienen un hermano desconocido. Al emprender un camino para recrear la vida de su madre y encontrar a su familia, descubren las cosas horribles por las que su madre transitó.

Aquí Villeneuve varía lo que hizo en Maelström: cuenta la historia desde varias perspectivas, pero separándolas en diferentes espacios temporales. En este caso, los pasos de la madre de los Marwan serán quienes narren la historia para finalmente revelar su verdad en la carta destinada a abrirse cuando cumplan todas las peticiones de su última voluntad. Los horrores de la guerra y el sufrimiento individual y colectivo se mezclan en Incendies para traer una historia dura, pero hermosa.

En 2011 se concentra en dos trabajos: un corto llamado Rated R for Nudity (Ranqueado R por Desnudez), y uno de sus experimentos más importantes: Étude empirique sur l’influence du son sur la persistance rétinienne (Estudio empírico sobre la influencia del sonido en la persistencia de la retina), que se trata de luces rojas y verdes que aparecen y desaparecen rítmicamente, acompañadas por música, que buscan generar un patrón que en el que la percepción del espectador responda al sonido.

Análisis de Dune
Blade Runner 2049 (2017), Next Floor (2008), Enemy (2013), Arrival (2016), Prisoners (2013), Polytechnique (2009)
Dune Denis Villeneuve
Enemy (2013), Arrival (2016), Blade Runner 2049 (2017), Prisoners (2013), Next Floor (2008), Maelström (2000), Polytechnique (2009)

En Blade Runner 2049, los planos y colores saturados que infectan al mundo, lejos de invadir al personaje, lo terminan aislando. Es una característica de la obra de Villeneuve: sólo una vez que el protagonista se reconoce a sí mismo, el psicodrama alcanza su completo sentido.

Prisoners (La Sospecha) de 2013, marca el paso a trabajar en las grandes ligas. Villeneuve dirige el guion de Aaron Guzikowski, y lidia con un elenco de super estrellas, entre las que se cuentan Hugh Jackman, Jake Gyllenhaal y Viola Davis. El canadiense se aprovecha del guion para atrapar al público junto a Keller (Jackman) y a Nancy (Davis), en una trama de intrigas que no da respiro hasta el final. Una entrada por la puerta grande a Hollywood. Aquí, ya no hablamos del recibimiento de la crítica internacional, si no también del público masivo.

Prisoners será seguida por tres producciones que replicarán conceptos ya trabajados en sus comienzos, ahora a nivel mainstream. En la adaptación de la novela de José Saramago O Homem Duplicado (El Hombre Duplicado), llamada Enemy (2013), volverá a trabajar con Jake Gyllenhaal, quien interpreta a dos personajes idénticos en apariencia, pero con vidas muy diferentes. Un thriller psicológico que pondrá a prueba la atención del espectador, en el que Villenueve explora nuevamente el reconocimiento propioceptivo, como hizo en Maelström y en Un 32 Août sur Terre.

Sicario (2015), escrita por Tylor Sheridan, seguirá la historia de Kate Macer (Emily Blunt), quien es destinada a un equipo especial trasfronterizo para ayudar en la guerra contra el narcotráfico. Kate es idealista, pero debe confrontar con la realidad del mundo, en un viaje que la pondrá a prueba y la transformará por completo en su percepción, tal como Villeneuve había hecho ya en Incendies. La travesía, desde el punto de vista de Macer, hace que el público descubra de las peores maneras los resultados de estos enfrentamientos, y cómo es que la guerra cambia la vida, no sólo de los civiles que quedan atrapados en el fuego cruzado, si no también de los agentes destinados a frenarla.

Arrival (2016), basada en la historia de Ted Chiang y guion de Eric Heisserer, aborda el choque cultural. Sin embargo, a diferencia de REW-FFWD, en que nos situábamos en el rol de un observador pasivo que va a un mundo diferente y termina siendo cambiado por él, en este caso el espectador estará del lado de la cultura que es visitada. Louise Banks (Amy Adams) e Ian Donnelly (Jermy Reener) son los encargados de descifrar la manera de comunicarse con una raza alienígena que ha llegado a la Tierra, y descubrir cuáles son sus intenciones.

Dune: El Planeta Prohibidon 2017 Villeneuve se encargó de llevar el clásico de culto de Ridley Scott Blade Runner (1982) de nuevo a la pantalla grande. Decidió que la secuela sucedería 35 años después de la original y la llamó Blade Runner 2049. Tuvo el honor de trabajar con Hampton Fancher, quien había escrito la adaptación basada en la obra de Phillip K. Dick ¿Sueñan los Androides con Ovejas Eléctricas? (1968). En este caso, la historia seguiría a “K” (Ryan Gosling), un Blade Runner que descubre un secreto que lo lleva a seguir la pista del mismísimo Deckard (Harrison Ford), un colega perdido por más de treinta años.

El viaje de K lo lleva a descubrirse a sí mismo y a su lugar real en el mundo. Villeneuve se siente como en sus épocas de Un 32 Août sur Terre: el camino hacia el interior del protagonista a través del camino recorrido es mucho más interesante de lo que fue en la versión de Scott. Claro que esto contrarresta con los tiempos de los blockbusters que buscan sólo entretener, y la película no tuvo un éxito enorme en taquilla.

Sin embargo, esta narrativa de Villeneuve es efectiva para el espectador dispuesto: los planos y los colores saturados que infectan al mundo, lejos de invadir al personaje, lo terminan aislando. Es una característica de la obra completa del director: sólo una vez que se reconoce a sí mismo, el psicodrama toma completo sentido, y la transformación se da desde la raíz. 

Denis Villeneuve, con Dune 2021, verá otra vez la posibilidad de narrar el choque cultural, pero esta vez desde las perspectivas de culturas que parten desde el conflicto mismo de la creencia de que una obligatoriamente debe subyugar a la otra. Es otro matiz para explorar, y tendrá que trabajar desde la perspectiva de varios personajes esta vez.

Análisis de Dune
Ryan Gosling, Blade Runner 2049.

4. Alejandro Jodorowsky: La Utopía Lisérgica

Análisis de Dune
Afiche de Dune de Alejandro Jodorowsky, diseñado por Emannuel Figueroa.
Análisis de Dune
Denis Villeneuve contó con un elenco excepcional y un gran presupuesto para hacer Dune, pero necesitará más que eso para que su película compita con una adaptación anterior de la misma novela. Esta adaptación no es la versión de David Lynch de 1984, que debería situarse en la parte superior de cualquier lista sensata de las peores superproducciones de la historia. Tampoco es la miniserie emitida por Sci-Fi en 2000. La versión en pantalla más significativa e impresionante del bestseller de ciencia ficción de Frank Herbert es una que nunca se hizo.

Dune: El Planeta Prohibidoa historia del cine está plagada de proyectos de ensueño abandonados debido a una guerra de egos, arrogancia o presupuestos inflados, pero, en general, la cordura prevalece sobre la vanidad. Todo esto palidece en comparación con la mejor película jamás realizada: la producción de Dune de Alejandro Jodorowsky.

Jodorowsky, l’ enfant terrible de Chile, es una de las figuras más peculiares de la cultura de ese país, aun cuando su vasta obra se haya desarrollado casi en su totalidad en el extranjero. No resulta fácil describir en pocas palabras las diversas facetas del trabajo de este personaje imaginativo, provocador y carismático, que de ser un actor y cineasta extravagante se convirtió en guía espiritual. 

A mediados de la década del ‘60, Jodorowsky concentró sus esfuerzos en la escritura de guiones para comics y en la dirección cinematográfica, desarrollando un trabajo con influencias del surrealismo, la ciencia ficción y el misticismo oriental. Su producción fílmica le dio un gran prestigio entre ciertos círculos de la contracultura, que lo reconocen hasta hoy como una figura de culto. El Topo (1970) y The Holy Montain (La Montaña Sagrada, 1973) fueron tan alucinógenas que causaron sensación en el circuito cinematográfico en los años 70. Estas producciones ayudaron a establecer el circuito de ‘películas de medianoche’, un fenómeno que comenzó a producirse en Nueva York a principios de los ‘70. 

En este movimiento destacaron muchas cintas que crearon un gran fenómeno de culto: largometrajes que se veían mejor a altas horas de la noche, con preferencia después de ingerir un poco de alcohol o sustancias, incluso ambas. El Topo y The Holy Mountain resultaron tan rentables que un productor francés, Michel Seydoux, se puso en contacto con Jodorowsky en 1974 y se ofreció a financiar la producción que quisiera hacer a continuación. El director eligió adaptar una novela de ciencia ficción, Dune. Cuando Seydoux estuvo de acuerdo, Jodorowsky se dio cuenta de que ahora tendría que sentarse y leer la obra de Frank Herbert.

Dune: El Planeta Prohibidolejandro tenía habilidades necesarias para llevar a cabo la empresa. Todolo que necesitaba a continuación era contratar a un equipo de compañeros, a los que llamaría “guerreros espirituales”, para que lo ayudaran a lograr lo que describió como “la imagen más importante en la historia de la humanidad”. 

El director Frank Pavich deja al descubierto los hechos en su documental Jodorowky’s Dune (2013). Uniendo fuerzas con el surrealista suizo HR Giger y el visionario ilustrador francés Jean ‘Moebius’ Giraud para materializar su visión, el chileno convenció a Orson Welles, manejar los efectos visuales, contrató a Dan O’Bannon, quien había trabajado en la ópera prima de John Carpenter, Dark Star. Para crear el planeta natal de los villanos eligió a HR Giger, un artista suizo especializado en horrores biomecánicos siniestros y elegantes. La mayor parte de la música estaba a cargo de las superestrellas del rock progresivo de Gran Bretaña, Pink Floyd, que acababan de lanzar su octavo álbum, Dark Side of the Moon.

Para realizar la nave espacial, Jodorowsky contrató a Chris Foss, un artista británico conocido por sus pinturas con aerógrafo en las portadas de las novelas de Isaac Asimov y sus dibujos en el revolucionario manual sexual The Joy of Sex. En la introducción de Jodorowsky a un libro posterior de pinturas de Foss, el director explica lo que esperaba del artista: “Quería joyas, animales-máquina, mecanismos del alma … naves-útero, antecámaras para renacer en otras dimensiones … barcos impulsados por el semen de nuestras apasionadas eyaculaciones … ornitópteros colibríes que nos vuelan para sorber el antiguo néctar de las estrellas enanas dándonos el jugo de la eternidad … hot roads con orugas tan grandes que sus colas desaparecerían detrás del horizonte… máquinas más grandes que soles vagando enloquecidas y oxidadas, gimiendo como perros en busca de un amo … ruedas pensantes escondidas detrás de meteoritos, esperando, camufladas como rocas metálicas, que una gota de vida pase a través de esas franjas galácticas perdidas para saciar los tanques sedientos con secreciones psíquicas”. ¿Cómo podría resistirse Foss?

Ahora todo lo que Jodorowsky necesitaba eran actores. En el papel del mesiánico Paul, eligió a su propio hijo, Brontis, quien fue sometido a dos años de entrenamiento intensivo en artes marciales. Pero el director miró más lejos para el resto de su elenco, contratando figuras tan legendarias como Mick Jagger, David Carradine, Udo Kier y Orson Welles.

Welles accedió a participar en el proyecto después de que Jodorowsky le prometiera invitarlo a cenar en su restaurante favorito de París todas las noches durante el rodaje. Pero no era la estrella más grande o más exigente de la producción. Para interpretar al emperador de la galaxia, Jodorowsky se acercó nada menos que a Salvador Dalí. Cuando se conocieron en el Hotel San Regis de Nueva York, Dalí le dijo a Jodorowsky que estaba interesado, pero que tenía algunas condiciones: el trono del emperador tenía que ser “un retrete hecho de dos delfines cruzados”; los propios amigos de Dalí deberían interpretar a los cortesanos. Además, no leería el guion de Jodorowsky: “mis ideas son mejores que las tuyas”, razonó Dalí. También soñaba con ser el actor mejor pagado de la historia de Hollywood, por lo que pidió un pago de 100.000 dólares por hora. Jodorowsky aceptó.

Análisis de Dune

“Quería joyas,animales-máquina, mecanismos del alma…. naves-útero, antecámaras para renacer en otras dimensiones… barcos impulsados por el semen de nuestras apasionadas eyaculaciones… máquinas más grandes que soles vagando enloquecidas y oxidadas, tanques sedientos con secreciones psíquicas. 

Análisis de Dune
Diseño de Ginger para Dune de Jodorowsky.

Dune: El Planeta Prohibidoor muy inteligente y prometedora que fuera, Dune se estaba volviendo cara. A finales de 1975, Jodorowsky y Seydoux viajaron a Los Ángeles para asegurarse los últimos 5 millones de dólares que necesitaban antes de que el proyecto pudiera entrar en producción. Llevaron consigo un libro de tapa dura especialmente impreso que contenía el guion escrito, los guiones gráficos de Giraud y los diseños de Giger, Foss y O’Bannon. Cada detalle estaba ahí. Sin embargo, nadie esperaba que el loco destructor de tabúes detrás de The Holy Mountain pudiera lograrlo. “Todo fue genial excepto el director”, recuerda Seydoux en el documental.

Esto puede parecer injusto, considerando la preparación metódica que había hecho Jodorowsky. Pero su negativa a acortar el tiempo de ejecución de la cinta podría haber sido un factor. Hollywood quería que Dune tuviera un tiempo de duración de dos horas. Jodorowsky pensó que 10 o 12 horas serían más apropiadas. Dadas las circunstancias, difícilmente se puede culpar a los ejecutivos del estudio que decidieron que si iban a financiar una ópera espacial con un planeta desértico y un joven héroe que desarrolla poderes psíquicos, entonces no sería Dune: iba a ser Star Wars.

Aún así, el trabajo de Jodorowsky no se desperdició. Él y Giraud reciclaron muchos de sus conceptos para una serie de novelas gráficas, The Incal, que comenzó a publicarse en 1980. 

O’Bannon escribió el guion de Alien, y trajo de París a Giraud, Foss y Giger para trabajar en su producción. Mientras tanto, el guion ilustrado de Dune se difundió por Hollywood y se puede vislumbrar su influencia, consciente o no, en Flash Gordon, Terminator, Le Cinquième Élément (El Quinto Elemento), entre otros éxitos de la ciencia ficción. La locura visionaria de Jodorowsky tuvo un gran impacto con una película que no se hizo. Si hubiera seguido adelante, ¿quién sabe cuán sísmico podría haber sido?

Al hablar del nuevo intento de Villeneuve, tras el fracaso monumental de la versión de Lynch, el cineasta chileno argumenta: “Ojalá su Dune sea un gran éxito, porque Villeneuve es un buen director, de quien ya me han dicho muchas cosas buenas. Sin hacerme ilusiones sobre la naturaleza de su adaptación. El tráiler está muy bien hecho. Vemos que es cine industrial, que hay mucho dinero. Pero si cuesta mucho, debe responder en proporción. Y este es el problema: no hay sorpresas. 

La forma es idéntica a lo que se hace en todas partes, la iluminación, la actuación, todo es predecible. El cine industrial es incompatible con el cine de autor. Para el primero, el dinero viene antes que el trabajo. Para el segundo, es al revés. Y esto, sea cual sea la calidad de un director, ya sea mi amigo Nicolas Winding Refn o Denis Villeneuve. El cine industrial promueve el entretenimiento, es un espectáculo que no pretende cambiar a la humanidad ni a la sociedad.“

Dune: El Planeta Prohibido
Ilustraciones de Moebius y Chris Foss para Dune de Alejandro Jodorowsky.
Análisis de Dune
Afiche de Dune de Alejandro Jodorowsky, diseñado por Emannuel Figueroa.

“NO QUERÍA QUE TOMARAN LSD, QUERÍA FABRICAR LOS EFECTOS DE LA DROGA. ESTA PELÍCULA IBA A CAMBIAR LA PERCEPCIÓN DEL PÚBLICO.”

Alejandro Jodorowsky
NOTAS RELACIONADAS
Javier Bardem habló sobre Dune 2
Con la sala Buñuel del Grand Palais desbordada, el actor español Javier Bardem dio una conferencia en...
Dune: La Conquista del Desierto
★★★★★ 4/5 A pesar de su talentos, Villeneuve no es un viajero esotérico y psicodélico del orden de Jodorowsky,...