Search
Close this search box.

Crítica Taboo (miniserie) | Tom Hardy, entre la belleza y la brutalidad

taboo serie
Competencia masculina, aparente invencibilidad y profunda oscuridad: la miniserie Taboo es un violento viaje a los restos del imperialismo.

Con un paso duro y pesado, un balanceo amenazador y los ojos ensombrecidos por el ala de un incongruente y delicado sombrero de copa, el nuevo personaje de Tom Hardy, James Delaney, entra en cada habitación como un luchador que busca pelea. No importa a quién encuentre allí: incluso su difunto padre, el dueño de una compañía naviera que murió loco, parece recibir una paliza. “Perdóname, padre”, dice Delaney con voz áspera, baja y prolongada, “porque en verdad he pecado”. Ese énfasis es digno de admiración: aquí hay un hombre que intenta intimidar a un cadáver.

Así comienza Taboo, un drama de época del escritor Steven Knight -creador de Peaky Blinders-, quien desarrolló esta serie junto al actor y su padre Chips Hardy en 2017. Tom Hardy, en un punto muerto genético entre la belleza y la brutalidad, se presenta aquí como un pesado de la época de la Regencia que prefiere las levitas entalladas. Por esto también podemos agradecer la participación de Ridley Scott como productor ejecutivo, asegurando aún más una paleta que es a la vez mugre y brillo.

Lluvia en los páramos, tinas con despojos humanos, cadáveres con monedas de cobre en los ojos, ladrones de tumbas, una procesión fúnebre encabezada por un enano: estamos hablando de todo el manual de clichés del gótico oscuro. Y eso es antes de que lleguemos al incesto entre hermanos, los flashbacks de los barcos de esclavos y los encantamientos de los nativos americanos. Todos estos tropos están tejidos en la miniserie Taboo.

taboo serie critica
Tom Hardy en la miniserie Taboo

La serie Taboo y el legado del imperio británico

Londres, 1814. Todo está sucio y húmedo. El barro se mete por todas partes. Las chozas del lado del Támesis están parcialmente sumergidas en el río: el agua sucia se filtra en la ciudad y su gente. Y aquí viene James Keziah Delaney, “un hombre muerto”, “un fantasma”, con un pie en el mundo real del comercio y el otro en el reino de los espíritus y las visiones.

Delaney representa una fuerza disruptiva y democrática en este melodrama de ideas. Lo lleva en la sangre: es hijo de un comerciante británico y de madre nativa americana. Está en la manera hosca y bárbara que muestra después de sus estancias en África y América, donde se supone que se ha “vuelto nativo”. También está ahí mismo en la trama: Inglaterra y Estados Unidos están luchando en la Guerra de 1812, y Delaney acaba de heredar el título de un terreno en Canadá, codiciado por ambos bandos. Parece dispuesto a enfrentarlos entre sí, antes que volverse lacayo de cualquiera de las dos potencias.

Este aspecto de la historia se basa libremente en la historia real, y el Nootka Sound que posee Delaney es un lugar real en la isla de Vancouver. Podría ser la base de una historia absorbente. Las mejores partes de Taboo tienen lugar en la sala de juntas de la Compañía de las Indias Orientales. Allí, Jonathan Pryce, como presidente de la compañía, preside de manera muy entretenida a las gárgolas protectoras del privilegio multinacional que quieren poner sus manos en Nutka Sound, preferiblemente sobre el cadáver de Delaney. 

La cinematografía y los decorados elaborados funcionan para resaltar el abismo entre los ricos y los pobres de Londres: solo los ricos pueden escapar de la suciedad y la oscuridad. Pero son los detalles los que realmente elevan a Taboo. Las escenas están llenas de objetos y bienes que funcionan como símbolos de riqueza (o pobreza), pero afirman una especie de realismo estilizado. El patrón y la decoración están en todas partes: en chalecos y papel tapiz, cojines de sillas, incluso en la vajilla que coloca el sirviente de Delaney, Brace.

Crítica Taboo serie
Tom Hardy en Taboo

De manera similar, las oficinas de la Compañía de las Indias Orientales se representan como cámaras doradas que muestran las ganancias del imperialismo y el impulso capitalista, mientras que la casa de Delaney sigue siendo un santuario polvoriento, parecido a una cueva, para su antihéroe, esa especie de Batman del 1800 que encarna Hardy. Las velas no pueden penetrar la oscuridad aquí y, en las viviendas más ricas, simplemente resaltan la decadencia de una sociedad obsesionada con la adquisición.

Sin embargo, más allá de la arrogancia, los gruñidos y la omnisciencia, el personaje de Hardy es bastante inerte. No se le puede asustar, no se le puede hacer daño, no se le puede comprar. Delaney insiste con orgullo que no se le puede entender: “La gente que no me conoce pronto se da cuenta de que no tengo sentido común”.

Tales visiones de competencia masculina, aparente invencibilidad y profunda oscuridad impresionarán a muchos. Otros estarán más fascinados por cómo un thriller contemporáneo aborda el legado del imperialismo británico, aunque solo sea como una excusa para mostrar aventuras exóticas. La historia avanza con lentitud a través de sus ocho capítulos y, a menudo, es difícil de seguir.

Delaney apenas habla y cuando lo hace gruñe. No es un personaje que uno ame con facilidad. Sin embargo, tanto él como el mundo en el que habita hacen que la visualización sea cautivadora. Taboo, a pesar de su nombre, es en su mayor parte una serie moderada e inteligente, pero no más allá de la comprensión. Ofrece una base de aventura, misterio y drama sólido que es ambiciosa pero nunca aburrida. 

TABOO
3.5/5
taboo serie critica

Dirección

Kristoffer Nyholm, Anders Engström

Guion

Steven Knight, Tom Hardy, Chips Hardy

Fotografía

Mark Patten

Música

Max Richter

País

Reino Unido

Duración

60 minutos

Reparto

Tom Hardy, Oona Chaplin, Leo Bill, David Hayman, Michael kelly, Jonathan Pryce, Jessie Buckley

Tráiler

Sasquatch Sunset: Bestiario escatológico de la modernidad

Sasquatch Sunset es un viaje por la supervivencia anárquica de un clan de bestias que comienzan a comprender que su hábitat está en peligro.

The Bikeriders (El Club de los Vándalos): la estética de la marginalidad

Lealtad, violencia, identidad: Jeff Nichols explora la vida salvaje de la subcultura motoquera de los 60's en la sucia y sexy The Bikeriders.

Eric (Netflix): Los monstruos del alcoholismo

En la nueva serie de Netflix, Eric, Benedict Cumberbatch es un padre narcisista, que alucina con un monstruo y tiene un plan psicodélico para encontrar...