REVIEW

Crítica Catwoman Hunted

Catwoman: Hunted

Crítica Catwoman Hunted

Crítica Catwoman Hunted

3/5

POR YANIL COLIVA

Catwoman: Hunteda habido algunas versiones transmedia geniales de Selina Kyle/Catwoman a lo largo de las décadas, pero cuando se trata del personaje, no ha tenido éxito cuando actúa en solitario. Esto incluye el cancelado spin-off protagonizado por Michelle Pfeiffer y la película interpretada por Halle Berry (Catwoman, Pitof, 2004), que es una de las peores adaptaciones de cómics jamás realizadas. Marzo llegó con dos versiones de la Gata: una en pantalla grande de Zoë Kravitz en The Batman (Matt Reeves), y la otra de Elizabeth Gillies en Catwoman: Hunted (Shinsuke Terasawa), en la última entrega de la alineación de películas originales animadas de DC Universe.

Hunted sigue a Catwoman en un intento por robar una joya invaluable. Selina Kyle, junto con su gata Isis, se convierten en el principal objetivo de la malvada organización Leviathan. A pesar de su desprecio, termina por asociarse con Batwoman (Stephanie Beatriz) y la Interpol, para escapar de los diversos supervillanos que la persiguen, además de robar la joya que anhela.

Conocido por co-crear las series The Spectacular Spider-Man (2008-2009) y Young Justice (2010-2014), la participación de Greg Weisman en la escritura del guion es una perspectiva emocionante. Su conocimiento del universo DC es enorme y lo aprovecha de manera cómica, como la secuencia de apertura de la película, en la cual Selina, con su traje de la Edad de Plata, va a una fiesta de disfraces en la que la gente se disfraza de otros personajes de DC. Sin embargo, incluso las múltiples referencias y personajes que arroja Weisman, incluido el oscurecido Nosferata como secuaz, no son suficientes para salvar algunos de los problemas que tiene la historia.

Dirigida por el prolífico cineasta de anime Shinsuke Terasawa, Catwoman: Hunted muestra cómo el DCU se puede adaptar sin problemas sus personajes al género. La animación se erige como una película de superhéroes entretenida y de buen ritmo que lleva sus influencias clásicas en el manga.

Terasawa ha trabajado en todo, desde Dragon Ball Z hasta Lupin III, y este último proyecto inspiró en gran medida el estilo de Hunted. Las secuencias de acción tienen una energía cautivadora y cinética y están enmarcadas en deslumbrantes fondos, desde bailes de máscaras de la alta sociedad hasta una secuencia de pelea en la Torre Eiffel. Cada personaje icónico de DC fue recreado al anime, pero sin perder su esencia, siendo reconocibles como sus contrapartes cómicos mientras encajan en el mundo que Terasawa ha construido.

Elizabeth Gillies le da vida a Selina Kyle con una arrogancia confiada y sexy mientras coquetea, manipula y lucha contra cualquiera que se interponga en su camino. Este anime es la historia de Catwoman, con Batman y gran parte de la Bat-Family visiblemente ausentes. Stephanie Beatriz interpreta a una Batwoman supremamente estoica y severa, acorde con su origen. También agrega toques de vulnerabilidad emocional entre todas las peleas contundentes y las persecuciones de alto octanaje.

La calidad de interpretación de la voz en off se extiende también al elenco de apoyo, con todos, desde Lauren Cohan como la agente de Interpol Julia Pennyworth hasta Kirby Howell-Baptiste como la malvada y calculadora Barbara Minerva, participando en la clásica acción de atraco.

Catwoman: Hunted es una película de anime sólida que está ambientada en el DCU. Los diseños ambientales y de personajes del anime son exuberantes y están bien iluminados. Su acción es fácil de seguir y está bien organizada, y las actuaciones son tan atractivas como cualquier otro proyecto animado de DC. Mientras que Batman Ninja (Junpei Mizusaki, 2018) fue un proyecto de anime CGI, Hunted es un anime en 2D representado con prolijidad. Esta elección captura la belleza del estilo artístico tradicional y muestra lo bien que los rostros familiares de DC se adaptan a este enfoque. Con suerte, Catwoman: Hunted recibirá una secuela.

Catwoman: Hunted
Crítica Catwoman Hunted