REVIEW

Crítica La Leyenda del Rey Cangrejo

La Leyenda del Rey Cangrejo

La Leyenda del Rey Cangrejo: La Ira de Dios

Crítica La Leyenda del Rey Cangrejo

La Ira de Dios

4/5

POR JUAN LAUREANO BARRIOS

La Leyenda del Rey Cangrejo: La Ira de Diose Granchio (La Leyenda del Rey Cangrejo), dirigida por los documentalistas italianos Alessio RIgo de Righi y Matteo Zoppis (Belva Nera, Il Solengo), es una fábula-western que presenta a Luciano (Gabriele Silli), un “santo” conocido en Vejano por ser el hijo rebelde del doctor, un hombre ajeno a su reputación, un artista que lleva una rara relación con su amiga de toda la vida Emma (María Alexandra Lungu). Ella logra despertar algún tipo de esperanza en Luciano, que llega a dudar de su estilo de vida bohemio, pero Emma está comprometida con el príncipe y amo del pueblo (Enzo Cucchi). 

El noble ordena a sus guardias que asesinen a Luciano, quien inicia una venganza demasiado emocional para no ser torpe, una revuelta demasiado improvisada para no estar destinada al fracaso. Luciano debe exiliarse tras asesinar accidentalmente a su amante, dando pie a la segunda parte de su mito. El rumbo de la historia cambia drásticamente: el escenario ahora es el fin del mundo, Tierra del Fuego, donde buscará con otros exploradores un mítico tesoro que dejará tras ellos sangre y traición.

La fuerza visual de la película se asienta en los westerns italianos de los 70’s, no solo por la rítmica, sino también por la técnica con la que está compuesta: el uso hiperbólico del zoom, largos primeros planos y escenarios naturales que son contrastados con lentes de gran angulación. Complementado con la música tradicional, que entrega tonalidades de campo, pueblo y desolación, el film hace que seamos parte de la historia, como si los directores quisieran dejar en claro que no hay escape, no hay a dónde correr, que debemos acompañar a Luciano en su travesía, en la búsqueda de un consuelo que nunca llegará, de un tesoro hecho de codicia, venganza y muerte.