Search
Close this search box.

La historia real de los Gucci

historia real de los gucci
Cien años después de la fundación de Gucci, una película biográfica recrea el drama familiar y retrata a la mujer que ordenó el asesinato de uno de sus herederos. La historia real de los Gucci.

El padre de Maurizio Gucci odió a su novia desde el momento en que la conoció. Había oído que era una escaladora social grosera, una chica fiestera que llegaba a clase con diminutos vestidos de cóctel y abrigos de piel de la noche anterior. El heredero, condenado a muerte sin saberlo, tenía 22 años, y todavía vivía en su casa, pero era uno de los solteros más cotizados de Italia. Su padre era extremadamente protector porque Maurizio era su único hijo y la madre de Maurizio había muerto cuando él tenía cinco años; Dos hombres que estuvieron juntos durante 17 años, hasta que llegó Patrizia Reggiani.

Maurizio conoció a Patrizia en una fiesta en Milán en noviembre de 1970. Frecuentaban los mismos círculos sociales, pero eran opuestos: él era alto y torpe, ella era la pequeña alma de la fiesta y con sus enormes ojos violetas atraía con frecuencia comparaciones con Elizabeth Taylor. 

Rodolfo Gucci, hijo de Guccio Gucci, fundador de la casa de moda de lujo, seguía sospechando. “Esto no se trata de amor, se trata de que ella quiera poner sus manos en nuestro dinero. ¡Pero ella no lo hará! gritó. “¡Te desheredaré! ¡No obtendrás un centavo de mí, y ella tampoco! Con esa amenaza, Maurizio hizo una maleta y nunca más volvió. No se hablaron durante años.

Cuando Maurizio se fue, los Reggiani lo acogieron y le dieron trabajo en su negocio de camiones, pero Patrizia sabía que su destino era regresar al imperio familiar y dirigirlo. En abril de 1971, el hermano de Rodolfo, Aldo, insinuó al New York Times que quería que un miembro joven de la familia lo dirigiera, sugiriendo que sus propios hijos no estaban a la altura de la tarea. El 28 de octubre de 1972, Maurizio y Patrizia se casaron, a pesar del pedido de su padre al cardenal de Milán para que detuviera la boda.

“Lo que tienes que entender sobre los Gucci es que todos están completamente locos, son increíblemente manipuladores y no son muy inteligentes”, dijo Jenny Garwood Gucci, ex esposa de Paolo Gucci, a un reportero en 1994 después de que el hijo de Aldo fuera encarcelado por no pagarle la pensión alimenticia. “Tienen que tener el control, pero tan pronto como obtienen lo que quieren, lo aplastan”.

La historia real de los Gucci

historia real familia gucci
La familia Gucci

Antes de que sus disputas salieran a la luz en los periódicos de todo el mundo, mucho antes de que un sicario matara al último Gucci, Guccio Gucci, un joven florentino abrió en 1920 una tienda en su ciudad natal basada en el trato artesanal del cuero. El buen hacer en los acabados y la calidad de los materiales empleados conllevaron el éxito de aquella pequeña empresa cuyas señas de identidad eran los bolsos, los cinturones tricolor y los míticos mocasines. 

Poco después, y con la ayuda de tres de sus hijos – Aldo, Vasco y Rodolfo – , Guccio comenzó la expansión de la compañía abriendo sucursales en Milán y Roma, además de la tienda que ya poseían en Florencia, concretamente en la Via della Vigna Nuova. 

Las primeras décadas de Gucci estuvieron marcadas por la política de la época. Los aspectos prácticos de la Segunda Guerra Mundial y los embargos comerciales obligaron a la empresa a innovar: usaban pieles de ternera, mimbre y madera en sus bolsos cuando no podían conseguir pieles de primera calidad, todo lo cual se convirtió en sello de la firma. Cuando los turistas finalmente regresaron a Italia a mediados de siglo, un bolso de cuero Gucci era el recuerdo perfecto de viaje. 

Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, con el mundo y la economía desperezándose, la marca comenzó su internacionalización. Por aquel entonces, las décadas de ’50 y ’60, el jet set y el star system de Hollywood enloquecían con la doble G, lo que contribuyó a convertir a la marca en un símbolo del lujo mundial.

Las mujeres que se vistieron en Gucci incluyeron a Elizabeth Taylor, Sophia Loren, Katharine Hepburn, Bette Davis, Jacqueline Bouvier y la reina Isabel II – cuando aún era una princesa – , y solo unos días antes de la muerte su fundador, en 1953, tres de sus hijos abrieron una sucursal de la marca en Nueva York.

La salvaje expansión de la marca en los 60’s y 70’s – abrió sucursales en  París, Tokio, Beverly Hills – permitió que los hijos de Guccio y sus nietos tuvieran cada uno un rol específico: uno supervisaba el diseño, otro la producción de cuero, uno la línea de accesorios, otro el negocio americano. 

Sin embargo, en los 80’s, algunas disputas familiares internas y la expansión despersonalizada condujeron a Gucci al descrédito y a la pérdida de influencia y de capital económico. Uno de los nietos que se reincorporó al negocio durante esta explosión fue Maurizio.

historia real casa gucci
El casamiento de Patrizia

Maurizio y Patrizia se casaron en 1972, tras dos años de noviazgo, pero la unión provocó una ruptura en la familia. El mismo año en que se casaron, él y Patrizia se mudaron a la ciudad de Nueva York a pedido de su tío Aldo. La ira y la envidia ya habían comenzado a hervir entre los herederos y en los tribunales por los salarios, las responsabilidades y el futuro de la empresa. El titular de una revista People en 1982 rezaba: “Muévete, Dallas: Detrás de la fachada brillante, una disputa familiar sacude la casa de Gucci”.

El padre de Maurizio, Rodolfo, no aprobaba el origen social de Reggiani y optó por no asistir a la boda de la pareja. Rodolfo luego se reconcilió con su hijo y su nuera después del nacimiento de su primera hija, Alessandra, en 1976 – la pareja tuvo una segunda hija, Allegra, en 1981 – e incluso les regaló un penthouse de lujo en el Tower Olympic de Nueva York, donde vivieron mientras Maurizio trabajaba en el negocio familiar con Aldo.

Durante los primeros años de su matrimonio, Maurizio y Patrizia estaban activos en la escena social de Nueva York, a menudo socializando con personas como Jackie Kennedy Onassis y conocidos por su estilo de vida ostentoso y extravagante.

Patrizia tuvo una gran influencia en Maurizio, incluido su trato con Gucci. Maurizio pudo haber anhelado la guía de Patrizia porque creció como hijo único cuya madre murió cuando él era muy pequeño; a decir de todos, Patrizia sabía muy bien que la personalidad de Maurizio era más tímida que la de ella.

En medio de la agitación, Maurizio y su padre Rodolfo hicieron las paces, y cuando Rodolfo murió en 1983, le dejó a su único hijo el mayor regalo: una participación mayoritaria en la empresa familiar… Pero Maurizio se pronto se daría cuenta que no había heredado un imperio: el desorden interno y externo de su familia y su feroz expansión habían diluido la marca y su carácter especial. Gucci estaba pasado de moda, y profundamente en rojo.

Así que Patrizia tenía razón sobre el destino de Maurizio, pero la ascensión de su esposo a la presidencia trajo la ruina de su matrimonio. Antes de morir, Rodolfo le advirtió a la nuera que una vez odió: “Una vez que tenga dinero y poder, cambiará. Descubrirás que estás casada con otro hombre”.

Mientras luchaba contra su familia en los tribunales y arrastraba el negocio desde el borde de la bancarrota, Maurizio no tenía mucho tiempo para Patrizia y sus hijas. En cambio, sus intentos de ayudarle fueron asfixiantes. “Ella lo enfrentó a su tío, a sus primos o a cualquier otra persona que no sintiera que lo estaba tratando adecuadamente”, recordó Domenico De Sole, entonces director ejecutivo de Gucci America.

Los problemas matrimoniales de la pareja comenzaron en 1983, después de que Maurizio recibiera una participación mayoritaria en la empresa tras la muerte de su padre e intentara hacerse cargo de la empresa iniciando una guerra legal para expulsar a sus tíos. En una entrevista con The Guardian, Patrizia afirmó que durante este tiempo, “Maurizio se volvió loco. Hasta entonces yo era su principal asesor en todos los asuntos de Gucci. Pero él quería ser el mejor y dejó de escucharme”.

En medio de la disputa con el negocio familiar, Maurizio rompió repentinamente su relación con Patrizia. En 1985, después de que la familia se mudara a Milán, Maurizio realizó un viaje de negocios a Florencia y luego envió a un amigo a decirle a Patrizia que no regresaría y que su matrimonio había terminado. Maurizio por primera vez en su vida estaba a cargo; había sido controlado primero por su padre y luego por su esposa, y anhelaba la libertad. Patrizia trató de mantener la compostura con la esperanza de recuperarlo, pero estaba deprimida.

Maurizio se mudó con Paola Franchi, una amiga de la infancia, en 1991, provocando los celos de su ex esposa. En 1994, la pareja se divorció oficialmente y Patrizia recibió un acuerdo de divorcio de 2,5 millones de euros y un pago anual de pensión alimenticia de 650.000 euros, que ella comparó memorablemente con “un simple plato de lentejas”.

El presidente estaba libre de su esposa, pero no de sus problemas. A medida que la empresa perdía dinero, Maurizio descubrió una manera de sacar a su familia del negocio por completo: trabajó con un banco de inversión de Medio Oriente llamado Investcorp para forzar la salida de sus parientes de la firma.

Con una afluencia de efectivo, Maurizio se dedicó a gastar y contratar personal. Trajo a Dawn Mello, la legendaria ejecutiva que había transformado a Bergdorf Goodman, para que la marca volviera a sentirse exclusiva.

familia gucci historia real
Lady Gaga como Patrizia Gucci

Durante esta época, Mello contrató a un joven diseñador prometedor llamado Tom Ford para que reinventara la línea femenina. Eventualmente, los dos restauraron el nombre de Gucci a la grandeza, pero no con Maurizio a la cabeza; después de dos años de despilfarro de dinero tanto profesional como personalmente, Investcorp, luego de una intervención judicial, compró la participación del 50% del presidente en 1993. La familia Gucci había perdido el negocio Gucci para siempre.

Con la empresa en manos de Investcorp, Domenico de Sole pasó a ser el CEO principal de la firma italiana, ayudando a reestructurar el esqueleto de la empresa. Con los cambios de gestión de la maison y la nueva década de los 90’s por delante, el diseñador tejano Tom Ford, un outsider en el mundo elitista de la moda europea,  inició lo que se consideró como toda una revolución en la moda. 

No lo hizo solo. Al igual que Halston Ford se rodeó de talento, contó con la ayuda de Mario Testino detrás de la cámara y Carine Roitfeld al frente del estilismo. En la colección Otoño/Invierno de 1995 Ford sentó las bases para lo que sería su paso por Gucci en los años que estaban por venir: prendas con un alto componente sexual y con una estética minimalista y desgarradora.

Ford se convirtió en director creativo de Gucci en 1994. En ese entonces, la marca estaba casi en bancarrota y muy pasada de moda. Aportó sensualidad y glamour a la marca. Para 2004, Gucci estaba valorado en más de $10 mil millones.

Sin embargo, después de diferencias creativas con la dirección, Ford y De Sole abandonaron la empresa. Ford se instaló en Los Ángeles y dirigió y produjo la película A Single Man (Un Hombre Soltero, 2006), que obtuvo nominaciones al Oscar y  al Globo de Oro.

En 2006, Ford volvió a la moda con su propia marca, inicialmente con cosméticos y ropa masculina antes de volver al glamour de alto octanaje de la ropa femenina que se había convertido en su firma y marca registrada. De Sole también regresó como director ejecutivo de su sello. Tom Ford Beauty estaba listo para generar más de $1 mil millones en ventas para 2020.

En 2016, Ford escribió y dirigió la película Nocturnal Animals (Animales Nocturnos) con gran éxito de crítica. La película ganó un Gran Premio del Jurado en el 73° Festival Internacional de Cine de Venecia, con un elenco que incluía a Amy Adams y Jake Gyllenhaal recibiendo nominaciones al Globo de Oro y al Oscar.

historia real de los gucci
El Clan Gucci

La historia de Gucci cuenta lo que también pasaron muchas empresas familiares en el mundo de la moda, que luchaban por pasar al siguiente nivel mientras lidiaban con cuestiones de sucesión. En los 90’s Prada, Versace y Armani intentaban lograr la  transición de sus respectivas pequeñas boutiques familiares a mega marcas reconocidas internacionalmente.

Si bien Maurizio no pudo retener el control o la propiedad Gucci, predijo el futuro de muchas de las grandes marcas de moda, convirtiéndose en el primero en traer a un accionista financiero para llevar la empresa familiar al siguiente nivel.

Pero antes de que Maurizio pudiera ver el ascenso de la casa de moda, la mañana del 27 de marzo de 1995, fue asesinado en la escalinata de granito rojo de su oficina en Milán. Tres disparos, dos atravesaron su abrigo color camel, uno en la cabeza. 

El delincuente que lo atacó huyó y el caso no se resolvería durante años. Los investigadores pasaron demasiado tiempo asumiendo que la muerte de Maurizio estaba relacionada con el imperio Gucci, aún cuando su ex esposa fue indiscreta sobre cómo estaba planeando su muerte. “Si es lo último que hago, quiero verlo muerto”, le dijo a su ama de llaves. “¿Por qué no le preguntas a tu novio si no puede encontrar a alguien que me ayude?”

Según los informes, también sugirió que un cuidador de su propiedad en Suiza colocara tanques de gasolina cerca de la casa, y “ella se encargaría del resto”. Durante la extravagante fiesta de cumpleaños número 18 de su hija Alessandra en 1994, Patrizia incluso le preguntó a su abogado cómo podía hacer para que mataran a Maurizio.

Maurizio conocía la profundidad de la rabia de su ex. Cuando él no la visitó después de que la operaran para extirpar un tumor cerebral, Patrizia grabó un torrente de insultos en un casete que luego le entregó en mano: “Maurizio, no te voy a dar un minuto de paz… Eres un apéndice doloroso que todos queremos olvidar… el infierno para ti aún está por llegar.” En su diario, escribió: “[V]endetta no es solo para los oprimidos sino también para los ángeles. Véngate porque tienes razón.

A las tres horas de su asesinato, Patrizia ya había presentado un reclamo legal por el apartamento de Maurizio y llegó por la tarde para echar a su novia de muchos años y a su pequeño hijo. En su funeral, Patrizia usó gafas de sol gigantes y un velo negro, y le dijo al scrum de reporteros: “A nivel humano, lo siento. A nivel personal, no puedo decir lo mismo”.

La investigación no llegó a ninguna parte hasta enero de 1997, cuando una llamada anónima informó a la Dirección Central de la Policía, más conocida como la  Criminalpol, que un portero de un hotel de Milán se había jactado ante un huésped de cómo había arreglado el asesinato de Maurizio Gucci con Pina Auriemma, la mejor amiga de Patrizia.

La Criminalpol lanzó una operación encubierta y colocó rastreadores en los autos de los sospechosos, toda la investigación solo tomó unas pocas semanas. Los criminales fueron descuidados y, en el juicio que siguió, se presentaron 43 cajas de pruebas, incluidas pilas de diarios de Patrizia. Cuando fue arrestada, se puso un abrigo largo de visón y joyas de diamantes para ir a la cárcel. “La vi como una mujer sin nada dentro, una mujer que se definía a sí misma por las cosas que la rodeaban, una mujer que pensaba que el dinero podía comprarlo todo”, dijo Filippo Ninni, director de la dirección policial. “No estoy orgulloso de esto, pero no me atreví a hablar con ella”.

En sus declaraciones en el tribunal, Patrizia estaba enfurecida porque no había recibido lo suficiente en su acuerdo de divorcio. “Me dio los huesos para no tener que darme el pollo”, se lamentó. Los diarios mostraban que había documentado con obsesión cada interacción que había tenido con su ex durante años: cada llamada telefónica. “No tenía nada mejor que hacer”, fue su explicación.

La opinión pública estaba cautivada con los sucesos que rodeaban a la causa Gucci. Patrizia fue llamada por la prensa ‘La viuda negra de la moda’. Dos años antes, el juicio por asesinato a OJ Simpson había polarizado la opinión pública en estados unidos, remarcando las actitudes raciales de la sociedad norteamericana. El juicio Gucci destacó el abismo que separa a los ricos de los pobres en Italia. 

El 3 de noviembre de 1998, Patrizia y sus cómplices fueron declarados culpables y fue condenada a 29 años de prisión. Se le ofreció la libertad condicional bajo un programa de liberación laboral en 2011, pero optó por permanecer en prisión: “Nunca he trabajado en mi vida y ciertamente no voy a comenzar ahora”.

Ella es, en otras palabras, un personaje más perfecto de lo que podría haber sido diseñado. “Estoy bastante molesta por el hecho de que Lady Gaga me interprete en House of Gucci de Ridley Scott sin haber tenido la consideración y la sensibilidad de venir a conocerme”, dijo en una entrevista de 2021, aunque admitió haber visto su parecido. “Es una cuestión de sensatez y respeto”. Sin embargo, no puede resistir el glamour y el espectáculo: “Veré la película de todos modos”.

Cuando fue liberada en 2016, a los 67 años, fue de compras a la versión de Rodeo Drive de Milán empapada en joyas y con un loro posado en su hombro. Dio entrevistas quejándose de que la habían reducido a usar Zara y que sus hijas, ahora adultas, no le envían dinero ni le permiten conocer a sus nietos. Ha expresado interés en trabajar para Gucci. “Me necesitan”, le dijo al diario La Repubblica. “Todavía me siento como una Gucci, de hecho, la más Gucci de todos”.

Suscribite al newsletter de Revista Hush y recibí el mejor análisis de la cultura pop en tu mail

The Jinx Parte 2: todo lo que hay que recordar de la temporada 1 del documental de HBO

Antes del estreno de The Jinx Parte 2, una mirada retrospectiva a la temporada 1 de la fascinante serie documental de HBO.

James Gunn reacciona al apoyo de Zack Snyder al DCU

El Co-CEO de DC Studios compartió su opinión sobre los recientes comentarios del director de Rebel Moon.

Rebel Moon 2: la muerte de Gunnar, explicada por Zack Snyder

La muerte de Gunnar en Rebel Moon 2 marca el final de una relación liberadora en la vida de Kora.