REVIEW

Crítica No Odiarás (2020)

Non odiare

Crítica No Odiarás (2020)

Crítica No Odiarás

Seré tu Espejo

3/5

No Odiarás: Seré tu Espejoa tolerancia y la corrección política también generan reacciones opuestas y radicales, la búsqueda de identidad de algunos que necesitan sentirse superiores a otros. Son tiempos de una cultura igualitaria -que determina la diferencia por la capacidad de consumo-, pero también de fundamentalismos ideológicos y religiosos. La película italiana Non Odiare (No Odiarás) plantea desde la intimidad de su historia cuestiones relacionadas al neofascismo en un contexto en que la extrema derecha cambia de piel: un jugador político que gana elecciones democráticas en distintos países del mundo.

No Odiarás es la puesta en escena de una pregunta que se responderá de distintas maneras a largo del film: ¿qué hacer con los que odian? Simone Segre (Alessandro Gassman) es un cirujano que presencia un accidente automovilístico. Las heridas del conductor son profundas y está perdiendo mucha sangre. Cuando ve que por debajo de su camisa se asoma una esvástica tatuada en el pecho, le niega cualquier clase de ayuda médica. Es una escena intensa, de miradas silenciosas, en la que algo se rompe dentro de Simone.  

Gassman está inmenso en la parquedad llena de matices que le inyecta a un personaje intranquilo, consumido por la culpa y con un pasado familiar que aun no cicatrizó. Simone ubica a la familia humilde del hombre que dejó morir: un adolescente skinhead y su hermana mayor. La muerte paterna llevó su situación a la desesperación económica. El cirujano contrata a Marica (Sara Serraiocco) como empleada doméstica -sin revelar lo que hizo con su padre-, mientras la relación entre los hermanos cae en el agujero negro del fascismo: Marcello (Luca Zunic) le prohíbe trabajar para un judío.

Crítica No Odiarás (2020)
Alessandro Gassman, Sara Serraiocco y Luka Zunic, No Odiarás (2020).
Crítica No Odiarás (2020)
Alessandro Gassman, Sara Serraiocco y Luka Zunic, No Odiarás (2020).

La opera prima de Mauro Mancini se centra en la dinámica relación entre los tres personajes, marcada por el racismo de Marcello y la culpa de Simone. Pero el director va más allá, rastrea las sospechas y el rencor que se transmiten de generación a generación. 

La película comienza con un dilema moral: un padre obliga a su hijo a elegir a una cría entre una nueva camada de gatos; a los demás los deberá poner en una bolsa y tirarlos al río. Es una decisión difícil para el niño Simone. Pero la escena sirve para establecer una historia de origen de la ética ligada a lo patriarcal.

Marcello idolatraba a su padre y sigue sus pasos; Simone lo repudiaba por haber servido a los nazis como dentista en un campo de concentración para salvar la vida. La película ubica el odio no sólo entre los nazis y los judíos sino que también entre las perspectivas generacionales en permanente evolución. Los hijos siguen siendo los presos políticos de los padres.

No Odiarás es una película en la que la historia choca con su contenido: si las situaciones en la búsqueda de expiación de Simone con su relación cada vez más íntima con Marica resultan forzadas y sentimentales, el subsuelo conceptual al que llevan esas situaciones son el espejo del pasado sedimentado en el presente, que la hacen una película absolutamente necesaria. ¿El cine todavía puede expresar una forma de pensamiento e influir en la realidad? No Odiarás transita lo indecible de la sociedad con un cine que pretende hacer del mundo un lugar mejor. 

La película se estrenó en 2020. El 25 de septiembre de 2022 ganó las elecciones italianas Georgia Meloni, del partido neofascista Hermanos de Italia. Ya no usan camisas negras: las fuerzas xenófobas combinan la capacidad para explotar los temores más oscuros de la sociedad con la utilización de modernas herramientas de comunicación política. El fascismo de hoy lleva máscaras, tiene una forma más sutil de autoritarismo. Shakespeare decía que la historia se repite dos veces: una como tragedia y la otra como comedia. No Odiarás muestra que el chiste no tiene gracia.

Aftersun: Recuerdos que Mienten un Poco
★★★★★ 3,5/5 Son recuerdos, pero Aftersun no es un ejercicio nostálgico sobre el pasado, sino la búsqueda de alguna certeza en el presente. Charlotte Wells...
Adiós Señor Haffmann: El Intruso
★★★★★ 3,5/5 En Adieu Monsieur Haffmann (Adiós Señor Haffmann), la invasión alemana a Francia de 1941 genera un estado de ánimo en el que se mezclan el...
She Said: Antes de la Revolución
★★★★★ 3/5 She Said (Ella Dijo) es el génesis del Me Too, el grado cero de una historia subterránea que llega a su punto de no retorno cuando comienza a...