Search
Close this search box.

Crítica Holy Spider: La Policía de Dios

Crítica Holy Spider
Holy Spider tiene pulso de thriller, pero no apuesta al misterio, sino a la construcción de un escenario cultural que fabrica a sus propios femicidas.
3.5/5

Crítica Holy Spider (2022)

Son los tiempos del gore urbano, del psycho killer como el enfermo predilecto para el consumo masivo. Holy Spider no expande los límites del género, pero su procedencia le cambia el registro: al no desarrollarse en el contexto habitual de sociedades occidentales más o menos seculares y pertenecer al ecosistema cerrado de Irán, ese cambio de escenario ideológico hace que la película de Ali Abbasi se convierta en un manifiesto político: ¿Qué pasa cuando un asesino de prostitutas es declarado la mano de obra de Dios, que hace el trabajo sucio que ni la policía se anima a realizar? 

Abbasi se instala en los callejones laterales de la marginalidad para mostrar que por debajo del discurso frígido de la religión se esconden la miseria, las drogas y el mercado del sexo. Basada en un caso real de 2001, Holy Spider es de un realismo sucio visceral, una serie continua de abyecciones individuales y colectivas que crean una atmósfera asfixiante de misoginia permanente.

Estamos en la región santa de Irán Mashhad, la Ciudad de los Mártires. Saeed (Mehdi Bajestani) es un hombre de familia, un trabajador, un respetado veterano de la guerra Irán/Irak. Por las noches también es un ángel exterminador “librando una yihad contra el vicio”. Tiene una misión: limpiar las calles de su ciudad de la corrupción y decadencia. Su definición de heroísmo se parece mucho a la de cobardía: eliminar al eslabón más débil de la escala social. Mujeres seguramente pobres y prostitutas, quizás adictas a opio. Dios está de su lado.

Holy Spider critica
Zar Amir Ebrahimi y Sina Parvaneh, Holy Spider (2022).

Abbasi no muestra a Saeed como un demente fanático, sino como un hombre gris y normal convencido de estar ganándose el cielo que Alá le negó durante la guerra, cuando eligió a su primo como mártir y no a él. En el arco del personaje hay menos sadismo que autoengaño: las imágenes sugieren una atracción por las prostitutas que lo erotiza, ansiedad por sentir ese goce sexual cuando mata, que Saeed disfraza de una guerra santa personal y que funciona como un ansiolítico ético para sus acciones.

El contraste lo marca la periodista llegada de Teherán Rahimi (Zar Amir Ebrahimi, ganadora en Cannes por su actuación), un personaje inventado que Abbasi utiliza para hacer un examen social del entorno represivo de la ciudad, un ambiente cargado de peligros para una mujer sola, que solo encuentra a su paso discriminación, rechazo, subestimación y una aprobación implícita por los asesinatos que la policía no parece interesada en resolver.

Filmada en Jordania bajo presiones del gobierno iraní, la película del director radicado en Dinamarca es un híbrido de brutalismo y sofisticación visual, de panfleto político y true crime, de radiografía social y estudio de personaje. Holy Spider tiene pulso de thriller, pero no apuesta al misterio, sino a la construcción de un escenario cultural que fabrica a sus propios femicidas. Sórdida, violenta, impúdica, sus imágenes se ubican en la frontera de la misma explotación que denuncia para mostrar a Irán como un infierno primitivo para las mujeres.

Dirección: Ali Abbasi  Guion: Ali Abbasi, Afshin Kamran Bahrami  Fotografía: Nadim Carlsen  Música: texto  País: Dinamarca, Francia, Alemania, Suecia   Año: 2022   Duración: 117 min.  Con Zar Amir-Ebrahimi, Mehdi Bajestani, Arash Ashtiani, Forouzan Jamshidnejad, Mesbah Taleb, Alice Rahimi, Sara Fazilat, Sina Parvaneh, Nima Akbarpour, Firouz Agheli.

Crítica The Jester (El Bufón) | Say No More

The Jester apuesta todo su potencial a cierta teatralidad en los asesinatos y a la naturaleza excéntrica de un monstruo con ínfulas de ilusionista.

Crítica Yo Capitán (2023) | Las Venas Abiertas de África

Con Yo Capitán (Io Capitano), Matteo Garrone combina inspiración realista y deformación poética para hacer un drama de supervivencia brutal y sensible...

Crítica All of Us Strangers (2023) | Gótico y Queer

All of Us Strangers (Todos Somos Extraños), protagonizada por Andrew Scott y Paul Mescal, aborda el duelo y el amor desde un espacio onírico gótico y sexy.