Search
Close this search box.

Robert Towne, el guionista de Chinatown, muere a los 89 años

robert towne
Robert Towne, uno de los grandes escritores de Hollywood, también es el guionista de Shampoo, El Último Deber y las dos primeras películas de Misión: Imposible.

El guionista y director Robert Towne, ganador de un Oscar por su guion original de Chinatown (Barrio Chino) y reconocido maestro del arte de la escritura cinematográfica, falleció a los 89 años.

Towne murió el lunes en su casa de Los Ángeles, confirmó la publicista Carrie McClure en un comunicado.

Durante una larga carrera que comenzó en la década de 1960, después de comenzar a trabajar como actor y escritor para el productor de películas B Roger Corman, Towne se convirtió en uno de los guionistas más solicitados en la historia del cine.

Robert Towne saltó a la fama en la década de 1970 con tres éxitos comerciales y de crítica estrenados en un período de 14 meses: El Último Deber (The Last Detail) (1973), Chinatown (1974) y Shampoo (1975). Fue nominado en la categoría de guion por las tres películas y ganó por Chinatown.

Robert Towne, el hacedor de clásicos

Contratado como “consultor especial” por Warren Beatty para Bonnie and Clyde de 1967, Towne reestructuró la película para dramatizar la inminente fatalidad de los forajidos. También convirtió una escena inerte de reunión familiar con Beatty y Faye Dunaway en uno de los puntos álgidos emocionales de la película. La encantadora arrogancia de Clyde se desmorona cuando la madre de Bonnie responde: “Si intentas vivir a tres millas de mí, no vivirás mucho, cariño”.

El director Arthur Penn se mostró encantado con el trabajo de Towne. “Ayudó a Warren a interpretar la escena y, sin duda, ayudó a Faye y a la madre”, afirmó Penn.

Aunque la mayor parte de los trabajos de Towne en el guión no fueron acreditados -en The Parallax View (El Último Testigo) (1974), Marathon Man (Maratón de la Muerte) (1976), The Missouri Breaks (Duelo de Gigantes) (1976) y Heaven Can Wait (El Cielo Puede Esperar) (1978)-, recibió un raro honor en 1973 cuando el director de El Padrino, Francis Ford Coppola, le agradeció en su discurso de aceptación del Oscar por escribir el guión de la conmovedora y crucial escena del jardín de Pacino y Brando, una escena que no está en el libro de Mario Puzo.

Pero fue el trabajo de Towne en Bonnie and Clyde lo que le dio la oportunidad de trabajar en El Último Deber, una adaptación de una novela de Darryl Ponicsan sobre dos marinos “condenados a cadena perpetua” que escoltan a un joven acusado de hurto menor a la cárcel. Escrito para Jack Nicholson, el guión de Towne capturó a la jerga noctámbula de los puertos para representar de manera verosímil a los marineros. Cuando los ejecutivos de Columbia se opusieron, Nicholson lo defendió.

Towne también le dio un giro pesimista al final de la novela: en la película, los escoltas de la Marina no desafían a la autoridad y dejan escapar al joven. “Todos se esconden detrás de un trabajo”, dijo Towne, “ya ​​sea masacrar en My Lai o llevar a un niño a la cárcel”.

Robert Towne se peleó con Roman Polanski por el oscuro final que el director propuso para Chinatown, una historia de detectives neo-noir que retrata la corrupción detrás de la construcción de la ciudad de Los Ángeles moderna. En el final de Polanski (6 años después de que el clan Manson asesinara a su esposa Sharon Tate), el personaje de Dunaway es baleado. Años después, Towne dijo: “Sentí que era demasiado melodramático terminarlo a su manera, pero yo estaba equivocado y él tenía razón”.

La película, también escrita para Nicholson, aseguró el lugar del actor en el panteón de las grandes estrellas de cine.

La mayoría de las ubicaciones de Chinatown fueron elegidas por Towne, quien creció cerca de la ciudad portuaria de San Pedro. “Era un crisol total”, recordó Towne. “Yo era el único judío en la cuadra”.

Cómo Robert Towne se convirtió en una leyenda de Hollywood

Towne nació como Robert Bertram Schwartz. Su padre, Lou, que dirigía una tienda de ropa femenina llamada Towne Smart Shop, cambió el apellido de la familia. Towne escribió para muchas de las principales estrellas de su época, entre ellas Nicholson, Beatty, Harrison Ford, Mel Gibson y Tom Cruise. Trabajó para Polanski sin aparecer en los créditos en la película de Ford Frantic (Búsqueda Frenética) (1988). Para Cruise, hizo Días de Trueno (1990), Sin Salida (1993), Misión: Imposible (1996) y Misión: Imposible II (2000).

Para Beatty, contribuyó con una línea de diálogo clave para la escena de la reunión romántica en Reds, del actor y director. Compartió el crédito de escritura con Beatty en Shampoo. El primer borrador fue de Towne, y Towne fue el que tuvo la idea clave de hacer que el personaje mujeriego de Beatty fuera un peluquero. Atribuyó su extraordinaria capacidad para escribir para las estrellas a su buen oído. “Aprendí a escuchar las cadencias de otros actores”, dijo, y agregó que cada uno tenía sus propios patrones de habla únicos.

Robert Towne empezó a trabajar como actor para Corman en La Última Mujer en la Tierra de 1960, que también escribió. Otro momento destacado como escritor durante sus años con Corman fue La Tumba de Ligeia de 1964, basada en el cuento de Edgar Allan Poe.

En 1964, Towne escribió el episodio The Dove Affair de The Man From UNCLE. Entre 1962 y 1964, también escribió para The Lloyd Bridges Show y The Richard Boone Show. También escribió el episodio The Chameleon de The Outer Limits (Rumbo a lo Desconocido) protagonizado por Robert Duvall.

Robert Towne continuó apareciendo en pantalla ocasionalmente, interpretando su papel más serio en el drama de 1972 dirigido por Nicholson, Drive, He Said (Aquellos Años), en el que interpretó al profesor favorito del personaje de Nicholson.

Los esfuerzos de Towne como director recibieron muchas alabanzas, pero no tuvieron tanto éxito en taquilla como las películas que escribió. Pauline Kael calificó Personal Best (Su Mejor Esfuerzo), su debut como director de 1982 sobre aspirantes olímpicos, como “una película muy inteligente y súper sutil, en la que la autenticidad de los detalles nos atrae”.

Entre otros trabajos de guionista y director se encuentra Tequila Sunrise (Traición al Amanecer) de 1988, protagonizada por Gibson, Kurt Russell y Michelle Pfeiffer. La película se estrenó con críticas mixtas y un modesto éxito de taquilla. Without Limits (Sin Límites), producida por Cruise en 1998, fue protagonizada por Billy Crudup como el legendario corredor Steve Prefontaine. La guía de películas de Leonard Maltin la calificó como “una película poco conocida que apenas se estrenó”.

Robert Towne en los años 2000’s

En 2006, Robert Towne adaptó y dirigió la novela de John Fante Ask the Dust (Pregúntale al Viento). Una película romántica de época ambientada en el barrio Bunker Hill de Los Ángeles, protagonizada por Colin Farrell y Salma Hayek, que fracasó en taquilla.

El intento fallido de Towne de repetir su éxito con Chinatown condujo a The Two Jakes (Barrio Chino 2) de 1990; Towne fue finalmente reemplazado por Nicholson como director, y la película fracasó tanto en crítica como en taquilla. En esa época, el escritor también tuvo que soportar otros problemas, incluido un divorcio costoso y batallas con los estudios por Personal Best. Se vio obligado a vender los derechos de su guion para Greystoke: La leyenda de Tarzán, el señor de los simios de 1984 a Warner Bros.

“Esa fue una pérdida profesional tan insoportable como jamás puede serlo”, dijo Towne en una entrevista de 1988. “Iba a ser la única gran película que había hecho en mi vida”. El escritor puso en pantalla los créditos a nombre de su perro, PH Vazak, el primer y único animal nominado en la categoría Mejor Guion Adaptado de toda la historia de los premios Oscar.

Pero Robert Towne ya había hecho la gran película de su vida. Chinatown suele citarse como una de las mejores películas jamás realizadas y fue seleccionada para su preservación por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos en 1991.

Towne explicó que un guión realmente bueno “se lee como si estuviera describiendo una película ya hecha”. Al reflexionar sobre su ocupación recurrente como doctor de guiones, Towne aseguró que la encontró revitalizante. “Aprendes cosas de otras personas”, dijo. “Todos los guiones se reescriben. La única pregunta es si se reescriben bien o mal. En general, es mejor tener una reputación de arreglar las cosas”.

Entre 2013 y 2014, Robert Towne trabajó como productor consultor en la última temporada de la prestigiosa serie de AMC Mad Men. En 2006, fue el protagonista de la película Robert Towne, de la artista Sarah Morris.

Towne llevaba mucho tiempo desarrollando la serie de televisión Pompeya, centrada en la erupción del Vesubio y que iba a ser producida por Ridley Scott. Otros proyectos que no se produjeron incluían una remake de la película de Alfred Hitchcock de 1935 Los Treinta y Nueve Escalones, que Towne escribiría y dirigiría, y una nueva versión de La Batalla de Inglaterra.

Robert Towne recibió un Doctorado honorario en Bellas Artes del American Film Institute en junio de 2014. Le sobreviven dos hijas: Katherine, de su matrimonio con Julie Payne, y Chiara, de un segundo matrimonio con Luisa Gaule.

Peaky Blinders: Rebecca Ferguson se une a Cillian Murphy en la próxima película

La actriz sueca se une al reparto de la próxima película de Peaky Blinders, escrita por Steven Knight y dirigida por Tom Harper.

Kevin Feige confirma que Hugh Jackman seguirá siendo Wolverine en el MCU

El presidente de Marvel Studios admite que eventualmente se elegirá un nuevo actor como Wolverine en el MCU, pero no en el futuro inmediato.

Deadpool & Wolverine: el director de Logan califica el multiverso como "la muerte de la narración"

La reaparición de Logan en Deadpool & Wolverine le da a James Mangold la oportunidad de opinar sobre los multiversos que dominan las franquicias cinematográficas.